19 octubre 2015 Hardware

iMac-iFixit

Una advertencia que deben tener en cuenta los que, por el motivo que sea, se aventuren a abrir su iMac, a sabiendas de que se la juegan, es que hay una diferencia muy grande entre modelos que de un simple vistazo pueden llevar a la mínima expresión las ganas de toquetear donde Apple no quiere que se toque.

La diferencia parte del modelo de iMac. Hay un abismo infranqueable entre el iMac anterior a finales del 2012, y el posterior a esa fecha. Y da igual si hablamos de 21’5 o 27 pulgadas.

Está de moda el basarse en un ratio de “puntuaciones de reparabilidad” de ciertos productos como si fuera la cosa más o menos sencilla del mundo, cuando a menudo no se tiene en cuenta un aspecto que es crucial, y NO sólo a nivel de garantía.

¿No recuerdas de cuando es tu iMac? Pasemos al plan B. Si tiene lector de discos en el lateral, hay opciones. Si NO tiene lector de discos en el lateral (y eso es porque apenas tiene lateral) tienes muchas menos opciones; casi nulas.

Los iMac con lector de CD tiene el frontal de cristal magnético. Ese cristal se sienta sobre un marco de metal y unos pequeños cilindros que se ajustan como un guante a otro marco en la carcasa del ordenador. Está muy fuertemente unido, pero basta con una ventosa para sacar el cristal, y poder acceder a las entrañas del iMac. Existen herramientas con un extremo de pala de plástico que pueden añudar, e incluso hay quien tiene suficiente fuerza como para sacarlo con las uñas.

En el caso de los iMac sin lector de CD el cuento cambia, y mucho. El cristal está pegado a la carcasa con un marco adhesivo Apple. Esto es, que a su vez, este marco Apple hace de sello  para que cualquier iMac en garantía se quede sin ella, pero además, es probable que ningún SAT oficial quiera echarle mano fuera del periodo de garantía, porque NO podrá garantizar cualquier reparación que se le quiera hacer.

Toda sustitución de este marco sin el material y procedimiento oficial necesario es arriesgado, y suele terminar en desastre.

Imagen | iFixit

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *