14 septiembre 2017 Recursos

FaceID

Una de las novedades del iPhone X que más incertidumbre ha despertado entre algunos usuarios es Face ID. No es nada extraño, Touch ID funciona tan bien que pocas compañías se habrían atrevido a hacer borrón y cuenta nueva apostándolo todo por una nueva tecnología de autenticación sin mirar atrás.

Para nosotros los usuarios es complicado asumir que Face ID puede realmente ser una alternativa viable a Touch ID, sobretodo cuando no hemos podido aún probarlo por nosotros mismos para así “quitarnos el miedo”. Por el momento tenemos que fiarnos de lo que nos dice Apple, pero siempre nos quedará una duda. Con esta situación, y hasta que el iPhone X llegue finalmente a las Apple Store, la mejor manera de ganar confianza en Face ID es conocer algo más sobre su funcionamiento.

Para que Face ID sea capaz de reconocer nuestro rostro Apple ha integrado en la parte superior del dispositivo un buen número de sensores. Uno de ellos proyecta más de 30000 puntos -invisibles para el ojo humano- sobre nuestro rostro. Este mapa de puntos es entonces leído por una cámara de infrarrojos y la información obtenida es enviada para que sea procesada mediante un modelo matemático por el chip A11 Bionic. Es entonces cuando el sistema compara los datos recibidos con los que se guardaron al configurar Face ID por vez primera, y si hay una coincidencia “da luz verde”.

FaceIDSensors

Al contrario de lo que ocurre con otros sistemas de reconocimiento facial, Face ID funciona con cualquier nivel de iluminación, incluso a oscuras. Para ello Apple ha integrado también lo que ha denominado como Iluminador IR. Se trata de una luz infrarroja que iluminará nuestra cara -de nuevo sin que sea visible para el ojo humano- con el propósito de que la cámara infrarroja que hemos mencionado antes pueda realizar su trabajo.

Face ID no puede tampoco ser engañado con una fotografía del propietario del iPhone para desbloquearlo, ya que como hemos explicado realiza un mapeado 3D del rostro. No solo eso, Face ID tampoco funcionará con una mascará de nuestro rostro -si es que alguna vez alguien se tomase la molestia de hacer una-, ya que requiere de nuestra atención y que miremos con nuestros propios ojos hacia donde están los sensores en el frontal del dispositivo.

Esta última característica, sin embargo, puede ser un problema si usamos gafas de sol. Por este motivo, en la configuración de Face ID Apple permite desactivarla. El iPhone se desbloqueará entonces si coincide el mapeado de nuestra cara con el guardado en la configuración inicial, pero no será necesario prestar atención mirando hacia el dispositivo.

Tal y como vimos en el evento de presentación, Apple asegura que Face ID es mucho más seguro que Touch ID. Existe una posibilidad entre 50 mil de que alguien pueda desbloquear un iPhone que no es el suyo con su huella, mientras que en el caso de Face ID la probabilidad de que alguien pueda ser reconocido por error es de una entre un millón.

Existe una excepción, no obstante, y son los hermanos gemelos idénticos. En ese caso Face ID no es una buena idea y si se quiere mantener la privacidad lo mejor es usar la contraseña de toda la vida.

FaceIDFace

Face ID funciona también si cubrimos nuestro rostro parcialmente, con un gorro, una bufanda, unas gafas de ver, etc… Seguramente exista un cierto porcentaje establecido, inferior al cien por cien, de modo que si, por ejemplo, el 70 por ciento del mapeado de nuestra cara coincide con el original el sistema lo de por valido.

Face ID es capaz también de adaptarse a los cambios de nuestra apariencia, por lo que no debes preocuparte por si llevas barba de 10 días. Seguirá reconociéndote igualmente.

¿Cómo le ves? ¿Ya te fías un poco más de Face ID?

Vía| MacRumors

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *