7 marzo 2016 Industria, iOS, Seguridad

iOS-bloqueado

Los más convencido de que Apple debe obedecer la orden judicial y prestar ayuda al FBI para acceder al iPhone bloqueado del tirador del atentado de San Bernardino, no se cortan a la hora de calificar a la empresa y exponer las consecuencias de su negativa a colaborar. Ahora, la empresa de Cupertino ha sido acusada de proporcionar ayuda a secuestradores, policías y asesinos.

La diferencia es que en este caso, es que la explicación -y las cifras que se desvelan- son bastante crudas, y proceden de alguien que en su trabajo debe conocer muy bien el oscuro mundo del terrorismo.

El jefe antiterrorista del Departamento de Policía de Nueva York John Miller acusa abiertamente a Apple de proporcionar ayuda a secuestradores, ladrones y asesinos. Esta es la conclusión del mando de las fuerzas de seguridad de la ciudad, añadiendo que las políticas de encriptación y los cambios en el sistema operativo han obstaculizado los esfuerzo para aplicar la ley, deacuerdo con varias entrevistas ofrecidas a medios de comunicación.

“Se está proporcionando ayuda a secuestradores, ladrones y asesinos, según hemos registrado de teléfonos de la isla de Riker [en la que se encuentra una prisión de máxima seguridad] diciendo a los compatriotas del exterior -citando- ‘Tienes que conseguir iOS 8. Es un regalo de Dios porque los policías no lo pueden crackear‘ dijo Miller.

El fiscal del distrito de Manhattan Cyrus Vance Jr. contó la misma anécdota la semana pasada ante el Comité Judicial de la Cámara. En su declaración explicó que el laboratorio cibernético de la agencia custodia 175 dispositivos y que en los últimos meses, uno de cada dos dispositivos de Apple son inaccesibles.

En el condado de Harris, Texas, ocurre algo parecido. Tienen más de 100 dispositivos de Apple cifrados como parte de sus investigaciones, entre las que se encuentran delitos como el tráfico de personas, o delitos callejeros violentos y agresiones sexuales, explicó Vance, haciendo extensivos los ejemplos a Chicago y a Connecticut.

A pesar de las argumentaciones por escrito que ha presentado el Departamento de Justicia, apuntando solo al iPhone 5c de San Bernardino como objeto de la orden judicial, el director del FBI James Comey reconoció en su testimonio que el caso es en potencia la base de un precedente legal. A la vista de la creciente cantidad de dispositivos de Apple bloqueados que están incautando las autoridades en todo Estados Unidos, sobra decir que de el precedente crearía un caldo de cultivo en toda acción de las autoridades a la hora de acceder a terminales protegidos.

Al ver las orejas al lobo, Tim Cook escribió una carta a los usuarios y clientes haciendo un llamamiento a entablar una conversación sobre este tema, ya que bajo su punto de vista las autoridades se están extralimitando a la hora de aplicar la ley, puesto que solicita una puerta trasera para acceder “solo” al terminal de San Bernardino. Casi todas las empresas de tecnología respaldan a Apple en su postura, y la mayoría de la población, también.

Vía | Re/Code

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *