18 septiembre 2015 Industria

iBookStore

Apple quiere revocar las sentencias judiciales anteriores que indican que la compañía conspiró con algunos editores de libros para fijar los precios de los libros electrónicos.

Lo más importante de todo este asunto, es que Apple va a agotar todas las vías para demostrar su inocencia, puesto que está convencida de que no ha hecho nada malo, ni ilegal.

Cuando Apple entró en el mercado de los libros electrónicos, Amazon estaba a la cabeza en este segmento. La sentencia apunta que Apple propuso a los editores de libros que fijaran los precios, algo que no era posible por contrato en Amazon. El resultado es que los editores tenían mayores beneficios con las ventas con Apple que con su competidor, al que se le solicitó igualar la propuesta de los de Cupertino bajo amenaza de no facilitarle nuevas publicaciones. Cuando iBooks se lanzó al mercado, los precios de los libros de Amazon subieron todos por encima de los 10 dólares, el precio estándar hasta entonces de todas las publicaciones.

Así se especifica en una sentencia inicial de julio del 2013 y confirmada en junio de este año después de que Apple pediera una primera apelación. Por aquel entonces Apple hizo un comunicado en su defensa, abanderando “principios y valores” y manteniendo que no había hecho nada malo ni ilegal. Ahora mismo, la sentencia en forma de multa si la Corte Suprema no acepta el caso asciende a 450 millones de dólares.

El Tribunal Supremo debe ahora esperar a que Apple haga una petición formal de apelación, que puede rechazar. En esta ocasión desde Cupertino pretenden escudarse en el hecho de que rompieron una situación de monopolio con Amazon al frente.

Vía | Appleinsider

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *