30 agosto 2015 Hardware, Seguridad

Apple-Pentagon

Los que somos aficionados a la Ciencia-Ficción, siempre hemos imaginado las guerras del futuro libradas con productos de tecnología sofisticada y los libros y las películas de género nos han puesto en bandeja muchas variaciones posibles a todos los niveles.

La realidad siempre acaba imitando a la ficción y, lógicamente, la alta tecnología no solo llega al usuario de a pie, si no que también (y casi siempre antes) lo hace al ámbito militar. Y para muestra, el anuncio que ha hecho hoy El Pentágono, anunciando una asociación con varias compañías, entre las que se encuentra Apple, y Universidades para el desarrollo de wearables para un entorno bélico.

La intención de la agencia estadounidense es la de crear una serie de herramientas de alta tecnología diseñadas para ser lo suficientemente flexibles como para poder ser llevadas encima por un soldado, pero que le concedan una superioridad en el combate frente al enemigo.

El Pentágono ha decidido unirse a 162 compañías especializadas de en la materia (además de Apple, estarían también otras como Boeing) y a Universidades relevantes como Harvard, para desarrollar esta tecnología y liderar así el sector durante los próximos años.

El Secretario de Defensa de los Estados Unidos, Ash Carter, declaraba en su presentación de ayer a los medios que siempre ha intentado que sus colegas vieran simbólicamente más allá de las cinco paredes del propio edificio, que descubriesen las innovadoras posibilidades en investigación y desarrollo que ofrecían las compañías de Silicon Valley o del resto del país.

Lo que los militares buscan es una tecnología capaz de producir objetos y herramientas dotados de sensores que permitan desde controlar las constantes vitales del soldado que los lleva encima a interactuar con vehículos u otras máquinas.

Para ello, planea invertir unos 75 millones de dólares (67 millones de Euros) durante los próximos cinco años, que unidos a las contribuciones de las compañías asociadas y de los gobiernos estatales, redundaría en una cifra final que superaría los 171 millones de dólares, 153 millones de Euros al cambio.

Bienvenidos a la Guerra del Futuro.

Vía| Reuters

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *