29 junio 2016 Hardware

crowd

A día de hoy, cuando todos llevamos un smartphone en el bolsillo con capacidad incluso para retransmitir vídeo en directo en cuestión de segundos, mucha gente se ha acabado convirtiendo en reportero amater con la “obligación” de grabar con la cámara de su smartphone cualquier cosa relevante que ocurra. Todos hemos visto en conciertos, acontecimientos deportivos… o incluso en situaciones menos afortunadas, como cuando ocurre algún incidente, decenas e incluso centenares de personas todas con su smartphone en la mano grabando aquello que está ocurriendo para no perder detalle como si fuesen corresponsales de la CNN.

Esta situación en algunos lugares genera problemas. En los conciertos, por ejemplo, la gente ya no ve el espectáculo en directo, sino en la pantalla de su smartphone aún estando allí mismo presentes. Esta costumbre es también incómoda para el resto de asistentes, ya que todos estos reporteros amaters bloquean con sus smartphones la visibilidad del escenario a la gente que tiene alrededor.

Existe también otro problema importante. El éxito de aplicaciones de streaming de vídeo en directo como Periscope no hace mucha gracia a algunos artistas y promotores que ven como hay miles de personas en su casa disfrutando en directo del espectáculo en sus smartphones sin pagar ni un solo euro o dólar.

Posiblemente teniendo en cuenta que este problema va a ir a más durante los próximos años, Apple parece estar estudiando algunas soluciones que podrían llegar incluso a bloquear la cámara de tu iPhone en lugares concretos como conciertos o eventos deportivos. Eso es al menos lo que sugiere una de sus patentes que describe una tecnología que, haciendo uso de la cámara, es capaz de detectar e interpretar una señal infrarroja que podría provocar que la cámara del iPhone se bloquease.

Sí, suena bastante feo y no vemos como Apple puede llegar a ser capaz de “vendernos” esta novedad que afectaría a la cámara de nuestro iPhone. Aunque también es cierto que se le podría dar otros usos, como ofrecer información adicional al enfocar a determinados objetos, por ejemplo cuando nos encontramos en un museo.

En cualquier caso, no hay que olvidar que no se trata más que de una patente que podría llegar a no hacerse nunca realidad y que posiblemente existan mejores maneras de obtener los mismos resultados que empleando infrarrojos, una tecnología más propia de los años 80 y 90. Mediante el empleo de iBeacons por ejemplo, que hacen uso de la tecnología Bluetooth, podría igualmente bloquearse el uso de la cámara en lugares determinados.

Veremos si algún día Apple utiliza alguna tecnología similar, lo que es seguro es que en Cupertino lo están estudiando y que en un futuro no muy lejano la cámara de tu iPhone podría decir que allí donde te encuentras no le está permitido grabar. Bienvenido al siglo XXI.

Vía| 9to5mac

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *