26 diciembre 2015 Industria

Apple Pay

Hace ya algo más de una año que Apple Pay comenzó a funcionar en Estados Unidos y aunque bien es cierto que no paramos de leer noticias de nuevos bancos o cadenas comerciales que también van a permitir realizar pagos con Apple Pay en Estados Unidos, lo cierto es que los consumidores de aquel país no parecen muy por la labor de dejar sus dólares y tarjetas de crédito en casa para empezar a usar Apple Pay masivamente.

Aunque no se puede hablar del fracaso de Apple Pay en Estados Unidos, la realidad es que su crecimiento está siendo más lento del esperado. Apple no ha dado cifras concretas pero se estima que el 1 por ciento de las compras de octubre se habrían pagado con Apple Pay. Otro informe también asegura que solo la mitad de los usuarios que utilizaron Apple Pay durante el Black Friday de 2014 lo han vuelto a usar este año en esa misma fecha. Es por este motivo que en Cupertino han decidido cambiar de estrategia para 2016 y fijar la mirada en Europa y Asia con la esperanza de lograr en estos mercados un mayor reconocimiento para su servicios de pagos móviles.

Como ya sabemos, Apple Pay llegará a China, Hong Kong, Singapur y España en 2016. Esto es lo que conocemos a día de hoy, pero según nos vayamos adentrando en el nuevo año a estos países podrían ir uniéndose otros más que, con casi toda seguridad, pertenecerán al continente asiático o europeo.

Todos estos nuevos mercados tienen una característica en común, son denominados mobile-first, ya que allí los consumidores emplean sus dispositivos móviles con total naturalidad para múltiples tareas cotidianas y desde un primer momento, además están más acostumbrados a los pagos Contactless -recordemos que en Estados Unidos la mayoría de la gente utiliza aún tarjetas con banda magnética-.

El Reino Unido ha sido el primer país europeo al que ha llegado Apple Pay, estando disponible desde el pasado verano. El crecimiento del servicio de pagos móviles de Apple en este mercado ha sido más rápido que en Estados Unidos, lo que probablemente habrá abierto los ojos a los responsables en Cupertino sobre cual es el camino a seguir.

Por otro lado, China es un mercado clave para Apple Pay. Allí los consumidores están ya habituados a realizar pagos mediante dispositivos móviles y Apple Pay tendrá que luchar con otros competidores como WeChat y AliPay del grupo Alibaba que controla el 75 por ciento de los pagos móviles en aquel país.

2016 se presenta así como una año de vital importancia para Apple Pay, que puede marcar el éxito de la plataforma si finalmente consigue triunfar en estos nuevos mercados o, también, su fracaso definitivo si su crecimiento es similar al que está teniendo en Estados Unidos.

Vía| BusinessTimes

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *