19 junio 2015 Industria, Opinión

Apple-News-iPad-Phone

Esta semana se está levantando cierta polvareda alrededor de las prácticas de Apple respecto a Apple News y las consecuencias que puede tener tanto para los de Cupertino, como para algunos medios.

Visto el toro desde la barrera, y a la vista de que gran parte de las quejas proceden de un sector muy concreto, no se si es más oportuno soltar aquello de la paja en el ojo ajeno y la viga en el propio, o que hay una parte determinada que mide con doble vara toda la situación, o simplemente dejarlo estar porque hay quien no quiere ver más allá de sus propias narices.

En base, la chispa salta en el momento en que algunos sitios reciben un correo de Apple en que se les avisa que el contenido que crean ha sido añadido al repositorio de Apple News (Oh! Todo un honor!) y que deben solicitar su retirada si así lo prefieren mediante el mismo correo. Apple se reserva el derecho de colocar publicidad paralela -no ‘dentro’- a su contenido (Espera… Cómo?) sin repartir en ningún caso los beneficios obtenidos por esa publicidad (Ah no, de ninguna manera. Qué se han creído!) y en caso de un problema legal, además de tener que enfrentarse a los demandantes, pueden tener que enfrentarse a Apple porque se ha visto salpicada por su culpa. (Se benefician de mi trabajo y encima me meteré en líos por estar en su medio!?). El tema está en que la mayoría de las iras proceden, o se auspician, desde un sector de medios muy concreto: El dedicado a Apple.

Vamos a imaginar por un momento que alguien abre un blog de información y opinión sobre Apple. A diario sube artículos con imágenes, va generando una audiencia, va dando forma a una línea editorial, y en definitiva crece a costa de Apple. Luego va llenando huecos que se convierte en espacios publicitarios y empieza a vender artículos patrocinados a un precio en concordancia con la audiencia que tiene. ¿Os suena? Bien; pues ahora extrapolemos este ejemplo a cualquier otra marca y producto del mercado.

De toda esta publicidad, del uso del nombre y la marca Apple, de sus productos, y de todo el ecosistema de negocios que se gestan alrededor de Apple sin que los haya creado Apple directamente, en la empresa de la manzana jamás ven un céntimo. La argumentación de que Apple no dice nada porque le va estupendamente la publicidad que se le hace puede ser válida si se miran los medios en su conjunto, pero le da exactamente igual si ese en concreto blog / web / bitácora, no existe. La contrapartida es, que si mañana en algún despacho de la calle Infinite Loop de Cupertino alguien decide que se acabó la permisividad hacia los parásitos que viven indirectamente de Apple, a la mayoría se nos acaba el chollo. Pero curiosamente, este “detalle sin importancia” a todo el mundo se le olvida mencionarlo.

Los feeds, que por norma general son libres y gratuitos, son agregados por -valga la redundancia- agregadores de feeds, a camiones, y a diario. Desde espectaculares y populares apps hasta repositorios más modestos pero igualmente efectivos, pasando por robots plagiadores sin olvidar las infumables androminas escondidas en lo más profundo de la app store. Por lo general, ningún agregador avisa a los creadores del feed, y los que están en la cresta de la ola sacan beneficio económico mediante publicidad y, fíjate tú, nadie se ha quejado hasta el momento.

Los únicos, y son minoría, que creo que tienen derecho a quejarse si se encuentran con esta situación en Apple News, son los pocos sitios que mantienen su espacio sin publicidad ni beneficio alguno que llegue más allá de la satisfacción de que alguien les lea, o de que se interese por cómo van sus desarrollos, o de que tengan un sitio en internet porque creen que hay que estar aunque lo actualicen una vez al mes. Pero casos como estos, en Apple News, veremos muy pocos. Los que sí veremos a patadas son los que menciono tres párrafos más arriba, más por lo que mueven, que por lo que son y/o representan. Los mismos que, probablemente, ahora se quejan de cómo Apple procede en este sentido.

Claro que Apple podría haber hecho las cosas de otra manera, pero al igual que en este caso, es más fácil que quien quiera uno por uno vaya dirigiéndose a Apple, que no que Apple se dirija a todos, uno por uno. Y a pesar de que es procedimiento casi inaudito por parte de los de Cupertino, parece -y sólo parece- una simple cuestión de operatividad tirando por el camino fácil de seleccionar y avisar. Porque de otra forma, Apple tendría un trabajo titánico para decidir quien entra y quien sale de Apple News.

Creo que es pronto para juzgar en global todo lo que envuelve Apple News porque el servicio está en pañales. Pero las quejas peregrinas sobre el proceder de la compañía, tal y como está el patio, no son un buen comienzo.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *