16 diciembre 2016 Industria, Opinión

MBPro-batt

El hecho de que Apple haya eliminado la muestra del porcentaje de batería de los nuevos MacBook Pro mediante la última actualización de software del sistema, responde probablemente a una solución dolorosa pero provisional que se corregirá en breve. El problema no puede achacarse a que “los usuarios no sabemos interpretar correctamente el porcentaje”, porque los usuarios no tenemos porque interpretar nada: nos basamos en lo que vemos, este bien o mal.

Puede que la raíz del problema sea que Apple ha llegado a un punto en que su empeño en adelgazar los equipos ha terminado, valga la redundancia, como la anorexia, en que la “solución” supone un grave problema, no para Apple, pero sí para el usuario de a pié.

Hay dos aspectos que hasta el momento iban de la mano. El primer aspecto es el que dice que las baterías pueden ser cada vez más delgadas porque a su vez, son cada vez más eficientes, gracias en parte al hardware que mueven mediante un software optimizado. El segundo aspecto,es el que dice que cuantos más procesos esté ejecutando el sistema, más batería consume, y es lógico pensar que en segundo plano hay varios procesos que el usuario no ve, ni le afectan, pero están ahí.

Este último aspecto es el que -además de lo que ejecuta voluntariamente el usuario- hace variar el porcentaje de la batería, que muestra el tiempo restante en el momento de hacer la medición, por lo que este tiempo constantemente varía. Esta medición será más o menos precisa (“confusa” según Apple, y de ahí que lo haya retirado del último parche para portátiles) pero es la única orientación que tenemos los usuarios para saber lo que falta para tener la necesidad de conectar el portátil a la corriente.

Algunos equipos de la marca utilizan láminas de batería superpuestas. Esto es, láminas, en plural, colocadas una encima de la otra. El grosor del equipo permite más o menos láminas superpuestas, y esto implica mayor autonomía. Pero si quieres un equipo extremadamente delgado, sólo te cabe una lámina –lámina, en singular-, como la del nuevo MacBook, en la imagen superior. Y efectivamente, por muy optimizado que esté el sistema en general, una sola lámina merma la autonomía del equipo. No son pocos los que aseguran que las 10 horas de autonomía que la marca asegura que tienen algunos de los nuevos equipos no son, ni por asomo, fieles a la realidad.

Apple deja muy claro en su web cuales son las condiciones de pruebas a las que somete los equipos para medir su autonomía, y es aquí donde surge el problema. Los usuarios, generalmente bastante brutos, puede que no estemos 5 horas seguidas navegando, pero si una hora a la vez que escribimos, gestionamos la agenda, respondemos correo, retocamos alguna foto, escuchamos música, reproducimos vídeo, y realizamos varias tareas a la vez todo vía Wifi, y encima, cerramos la tapa para proseguir posteriormente sin apagar el sistema, y sin contar con que lo que se encuentran los editores de vídeo con los nuevos equipos es más que dramático, trágico. Puede que el problema radique en que la autonomía a la que Apple nos tenia acostumbrados nos la quitó en favor de equipos más delgados, y puede que parte del problema sea que los usuarios no queremos (o no podemos) pagar más para tener unos equipos más potentes y con mayores capacidades porque son más caros, pero eso no es motivo para quitarnos la única referencia que tenemos para saber cuando cargar el portátil, a sabiendas que el cómo hacemos funcionar el equipo es cosa de los usuario. Si Apple cree que el eliminar una información crucial en un portátil el usuario no va a pensar en ella, se equivoca. En este caso, la ignorancia NO es felicidad.

Hubo un punto en que los equipos de Apple eran asombrosamente delgados, pero no lo suficiente como para que sus capacidades quedasen mermadas. Ahora, parece que a Apple la tendencia por adelgazar sus equipos se le ha ido de las manos, y empieza a notarse en su autonomía. Y mientras doy por sentado que el día de mañana muy probablemente la compañía encontrará de nuevo el equilibrio, no tengo tan claro que consiga cambiar la forma en que usamos sus nuestros equipos, si esta tendencia adelgazante sigue adelante.

Imagen: iFixit

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios
  • Creo que se está haciendo una montaña sobre el tema este de la eliminación del parámetro tiempo en el portátil. ¿Alguna vez lo hemos necesitado en el móvil, o basta con que sepamos el porcentaje que nos queda?

    Yo creo que si efectivamente el uso que le hacemos a nuestro equipo hace que el valor del tiempo restante cambie a cada momento, no me sirve de nada saberlo, sin embargo, ver como disminuye el porcentaje de la batería, me da un valor real de lo que le queda.

    Oye y si quieres ver el tiempo … pues te instalas el CoconutBattery

    • Ahora que ya puedo responder 😉

      Apple ha salido al paso de los rumores que apuntan que la última actualización de macOS mejora la autonomía de la batería, negando que esto sea así. La compañía casi nunca habla de rumores, y cuando lo hace, es porque cree que el tema lo merece. Esta es la importancia que le da al asunto, al igual que millones de usuarios.

      Los usuarios no podemos calcular si podemos hacer esto o lo otro con un porcentaje, menos si intentamos equiparar el uso y consumo de un m´vil con el uso y consumo de un ordenador. Es como si te ponen al control de un Boeing 747 cuando te acabas de sacar la licencia para pilotar avionetas deportivas; no puede compararse.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *