22 junio 2015 Industria, Opinión

Apple-Music-web

Durante las últimas horas, Apple ha dado marcha atrás en su decisión de no compensar durante el periodo de prueba de Apple Music, según ha explicado en Twitter el responsable de software y servicios de la empresa Edy Cue, citando explícitamente a la Taylor Swift y exponiéndola como la detonante del cambio en la decisión en este sentido.

A medida que se han conocido los detalles acerca de las nuevas condiciones, salta a la vista que en parte, poco o nada ha cambiado.

Serán los propietarios de los derechos musicales los que van a percibir una compensación por el periodo de prueba, en base a las reproducciones de cada canción; esto es mucho menos que el porcentaje medio por artista fuera del periodo de prueba. Fijaos quien recibirá el porcentaje: Los propietarios de los derechos, que no los autores, músicos, solistas o similares en muchos casos. Claro que es un gran cambio comparado con no compensar a nadie, pero hay algunos detalles que hay que tener en cuenta para entender todo el asunto en su totalidad.

Hay que recordar que las quejas iniciales procedían de artistas independientes. Son aquellos artistas que no tienen ninguna gran editora detrás que les respalde, y que puede que el no cobrar por su música durante 3 meses les coloque en una situación económica delicada. Caso contrario de las grandes estrellas, todas ellas con grandes sellos que las respaldan, y muchas de las cuales viven de las regalías de álbumes que sacaron hace años. Aquellos artistas y gigantescos sellos que, fijaos, no se han quejado en ningún momento. Y después, están los pocos casos como Taylor Swift, el detonante del cambio de postura de Apple. 

Taylor Swift tiene su propio imperio; compone, produce y vende. Luego, si, es un artista independiente, pero es un gigante en comparación con otros, y lo más importante: Arrastra una masa de público potencial a convertirse en cliente de Apple Music que pocos artistas tienen. Si la sumamos a los (escasos) pesos pesados que se han unido a la queja de la cantante, se consigue una repercusión que ni todos los pequeños artistas juntos han conseguido jamás en todo este asunto en ningún momento. Hay que tener en cuenta que Swift retiró toda su discografía de Spotify porque la compañía se negó a eliminar su modalidad gratuita. La cantante argumenta que a ella no le afectaría en demasía no cobrar por su música durante tres meses, y tiene razón. Pero como empresaria que es, calcula lo que deja de ingresar -que no perder- durante 3 meses. De hecho, Swift retiró su último álbum de Apple Music, pero no su discografía entera. El resto de artistas independientes son una bandera para Swift en este caso, que no quita que tenga razón y sus argumentaciones sean totalmente legítimas.

Lo que sí que está claro es que gracias al cambio de la política de los 3 meses gratuitos de Apple Music, los grandes cobrarán y los pequeños también, pero estos últimos, aunque muchos de ellos cobrarán cantidades muy pequeñas, no tendrán la sensación de estar regalando su trabajo, que es de lo que se trata a la postre. A los de Cupertino les interesa más que nadie el estar de buenas con artistas y público, porque sabe que un pequeño sacrificio hoy puede ser la antesala del éxito de mañana. 

Bonus: A todo esto, nadie se ha preguntado si Taylor Swift pondrá a disposición de Apple Music el álbum que retiró…

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Lo mejor de la semana en DescubreApple: El Apple Watch ya está en España 28 junio 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *