30 abril 2013 Hardware, Industria, iOS, Opinión

applecontrollerpatent

Si viera este diseño por parte de cualquier otro fabricante, mi primer pensamiento sería sin duda que seríá un fracaso absoluto.

Un controlador físico, una suerte de joystick para conectarlo a un dispositivo iOS no tiene demasiado sentido en mi opinión. Si exceptuamos quizás al iPad, al resto les quita portabilidad y sentido a la pantalla táctil en sí. Vale, que quizás para algunos juegos tenga sentido, pero lo que ganamos en control, lo perdemos en filosofía y, como dice aquel, las gallinas que entran, por las que salen y la cosa termina no mereciendo demasiado la pena.

Pero si lleva la marca de la manzana, la cosa cambia, ya que Apple es capaz de convertir algo innecesario en algo imprescindible.

Sobre todo, porque parece que la patente registrada por Cupertino, más allá de buscar simplemente un controlador para el jugón de turno, busca la manera de que usuarios con algún tipo de discapacidad motora pueda interactuar con las pantallas táctiles de los dispositivos iOS.

Utilizando este controlador, aquellas personas que sean incapaces, por el motivo que sea, de tocar la pantalla para interactuar con el sistema, podrán igualmente controlar todas las funciones del iPhone o del iPad.

Ya veis, a veces lo más evidente (un joystick para jugar) no es la única o la verdadera utilidad de un controlador y, en el caso de la patente solicitada por Apple, le da una segunda oportunidad a un periférico que parecía desterrado del nuevo entorno de pantallas táctiles… hasta que uno se da cuenta de que hay quien no puede disfrutarlas como se supone que la mayoría lo hace.

Vía | Apple Insider

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *