28 octubre 2014 Opinión, Software

Apple Pay logo

Esta semana nos hacíamos eco de la decisión de algunas empresas como Rite Aid o CVS Pharmacy, dos importantes cadenas farmacéuticas estadounidenses, de no ofrecer soporte para el servicio Apple Pay a pesar de que sus terminales de venta si estaban equipados con tecnología NFC.

Ambas compañías pertenecían al consorcio Merchant Customer Exchange (MCX), grupo que estaba desarrollando por su cuenta CurrentC, un servicio de pagos a través de dispositivos móviles que sería competencia directa del servicio de Apple y que se lanzaría en algún momento del próximo año 2015.

Todos esperábamos que en Cupertino se pronunciaran al respecto y no han tardado en hacerlo, asegurando que en la compañía están trabajando duramente para que más tiendas se unan a su iniciativa y adopten Apple Pay como modo de pago en las transacciones con sus clientes.

Según Apple, las sensaciones que están recibiendo de sus primeros usuarios, tanto clientes como vendedores, son extremadamente positivas e invitan al optimismo. Son muchas las empresas que se han dado cuenta de que Apple Pay es una opción ideal para sus clientes, por su privacidad y seguridad y más de 220.000 establecimientos ya están disfrutando de los beneficios de su utilización.

Pero la competencia va a ser dura.

El grupo Merchant Customer Exchange (MCX) está formado por marcas importantes en el país. Además de Rite Aid y CVS Pharmacy, engloba también a empresas como Walmart, Best Buy, 7 Eleven, Dunkin Donuts, Lowe’s, Old Navy, Southwest o Target y parece que no existe intención alguna de transigir y aceptar un método de pago diferente al suyo.

Actualmente, CurrentC se encuentra en una etapa de pruebas en el estado de Minnesota y, por lo que sabemos hasta ahora, es una propuesta bastante diferente a la propuesta de Apple. Para empezar, a diferencia del sistema de la manzana y de otros como pueda ser Google Wallet, por ejemplo, no se basa en la tecnología NFC, si no que basa su sistema de pago en el escaneo de códigos QR a través de la cámara del Smartphone del usuario.

Un sistema diseñado pensando más en el empresario que en el cliente, ya que para usarse se requiere tanto un número de afiliado a la seguridad social como una identificación personal (el carné de conducir, por ejemplo) además de una cuenta bancaria asociada al usuario.

La guerra ya ha empezado y se están viendo las primeras consecuencias, como la rápida proliferación de críticas de clientes de Apple Pay a la app CurrentC o el llamamiento al boicot de los usuarios de iOS o Android al consorcio MCX por haber desactivado sus terminales NFC e impedir pagos, como ya hemos dicho, a través de Apple Pay o Google Wallet.

Vía| Business Insider

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Las tiendas que bloquean los pagos via NFC tienen un contrato que no les deja otra opción 29 octubre 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *