16 marzo 2015 iOS, Opinión

Apple-Watch-ico-app

La aplicación del Apple Watch incorporada en la actualización de iOS 8.2 para iPhone ha llegado para quedarse para siempre, porque no se puede borrar.

El problema no es que sea lo presumiblemente poco que ocupa, sino que como ya hay precedentes de algo así, puede que estemos a punto de tener que afrontar un problema mayor…

La creación de una carpeta de iOS con el nombre “Cosas que no me interesan pero que Apple me obliga a comerme me guste o no” ya no es una solución ante algo que es más que evidente. Y es que Apple se está quedando con demasiado de nuestro espacio de almacenamiento. No es una cuestión de cantidad; es una cuestión de propiedad.

A la aplicación del Apple Watch hay que sumarle Passbook o Quiosco para mencionar solamente las más recientes, porque sobre otras ya nos hemos acostumbrado que estén ahí siempre. Y ahí está el problema. Son apps que al margen de si se usan o no, ocupan espacio. Por esta misma regla de tres, esto se puede extrapolar a cualquier app que Apple mete con calzador la use el propietario del iPhone o no. La respuesta puede ser algo tan sencillo como que tales apps forman parte del sistema, que traducido sería algo tipo “no se pueden separar los ingredientes de una sopa cuando ya está servida”.

Cuando además al usuario se le impide saber cuanto ocupan estas apps en su dispositivo, el mosqueo es mayor porque simplemente, es imposible saber si ya “toca hacer limpieza”, o directamente   te están empujando a comprarte un próximo iPhone con más cantidad de almacenamiento que por supuesto, es más caro, teniendo en cuenta que ahora mismo hay que saltar de los 16 a los 64Gb como mínimo, con todo lo que ello implica.

Si; Apple está haciendo esfuerzos para adelgazar iOS. Pero lo que hace respecto a las apps imborrables equivale a pedir entrantes, 3 platos y postre, y un café con sacarina.

¿Donde está el límite?

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *