13 abril 2015 Industria, Opinión

HBO-Apple

La moral de Apple vuelve a cambiar cuando uno de sus mayores socios mete en su paquete de servicios gran cantidad de pornografía.

Sería interesante saber porqué Apple mantiene la norma del “no porno” sólo sobre pequeños desarrolladores, pero mira hacia otro lado con algunos proveedores de contenido distribuyen pornografía mediante productos de la compañía.

Cierto que deberíamos entrar en un debate para discernir lo que es porno blando del de otros tipos, pero nos lo podemos ahorrar en vista de que la vara de medir de Apple es idéntica según la sección 18.1 de la normativa de la App Store:

Aplicaciones que contienen material pornográfico, definido por el diccionario Webster como “descripciones explícitas o pantallas de órganos o actividades sexuales destinados a estimular sentimientos eróticos más que estéticos o emocionales “, serán rechazados.

Esto se traduce de la siguiente manera: La aplicación Vine fue expulsada de su “trono de privilegio” en la galería de apps destacadas de la App Store porque los usuarios podemos usar exitosamente el criterio de búsqueda #porn. Otras aplicaciones corrieron la misma suerte, y otras -como Tumbrl- se vieron obligadas a añadir un aviso por el mismo motivo. Y la aplicación Playboy no es el Playboy de toda la vida que ha hecho mundialmente famoso el magazine.

Pero con el servicio HBO Now disponible en el Apple TV, la cosa es muy distinta, ya que entre su amplísimo contenido, se incluyen muchas horas de porno blando. Otros proveedores de contenido han hecho lo propio exactamente de la misma forma. Lo que significa que en esencia, Apple está vendiendo porno mediante iTunes. Y oye, la libertad de vender lo que quiera la compañía es tan grande como la libertad que tenemos los usuarios para comprar lo que queramos en dicha tienda. Y casi apostaría que a la mayoría de los usuarios nos da exactamente igual si hay o no hay porno accesible desde el Apple TV. Pero no deja de ser curioso que Apple solamente aplique su normativa en casos de pequeños desarrolladores.

Apple podría haber prescindido tranquilamente del contenido pornográfico de HBO, pero puede que HBO, no, porque puede que HBO no necesitara meter su contenido en aparatos de Apple. Así que puede que Apple se viera forzada a adquirir un paquete de contenido con parte de este destinado a público 100% adulto.

La otra explicación podría ser que el beneficio que Apple puede sacar de una aplicación es relativa, comparado con el pellizco que saca de un acuerdo con HBO nada más lanzar el servicio. Y efectivamente, HBO no es la App Store, y probablemente si la compañía fuera más flexible en este sentido la App Store probablemente se convertiría en Sodoma y Gomorra, y no es plan.

¿Tal vez hay alguna otra explicación?

Vía | Appleinsider

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *