29 septiembre 2015 Hardware, iOS

Chips iPhone6s

Siempre suele pasar. Cuando un nuevo dispositivo está por fin en la calle, enseguida empezamos a conocer más detalles que los anunciados por el fabricante, producto del desmontaje y del análisis posterior, nos permite saber con precisión datos como el que os vamos a contar hoy.

Los chicos de Chipworks han desvelado que el iPhone 6s equipa chips de diferente tamaño. Dos tamaños distintos que coinciden con dos tipos de procesadores de otros tantos fabricantes: Samsung y Taiwan Semiconductor Manufacturing (TSMC).

Ya desde hacía tiempo, se venía rumoreando que coreanos y taiwaneses iban a compartir la producción del chip A9 que equiparían los actuales iPhone +6s y iPhone 6s Plus, pese a que ambas compañías estilaban dos sistemas de fabricación de este componente bastante diferentes entre sí.

Mientras que Samsung emplea una tecnología de procesamiento de 14 nanómetros, TSMC aún utiliza una tecnología de 16 nanómetros, lo que que, ahora que se ha confirmando la coexistencia de ambos chipsets, significa que el procesador de TSMC es de mayor tamaño que el de Samsung.

El APL0898 de Samsung se mantiene en unos muy contenidos 96 milímetros cuadrados, mientras que la versión de TSMC, bautizada como APL1022, las medidas aumentan hasta los 104,5 milímetros cuadrados. Quizás no sean unas diferencias perceptibles para el ojo del usuarios, pero en los conceptos en los que se empieza a mover ahora la tecnología, sí que es algo destacable.

Ahora hace falta saber si esta diferencia de tamaño afecta de alguna manera al rendimiento del teléfono y si va a existir un modelo de iPhone 6s o de iPhone 6s Plus mejor que otro, dependiendo de qué procesador utilice y habrá que estar atentos a las pruebas de rendimiento que vayan apareciendo, como la ya anunciada por la propia Chipworks, para comprobarlo.

Si esto acabe sucediendo, ¿Por qué entonces ha optado Apple por dos fabricantes y arriesgarse a esta dualidad?

Pues seguramente para diversificar su cadena de proveedores y evitar que un fallo puntual en un fabricante pueda acabar ocasionando retrasos en la disponibilidad, cosa que no ocurre cuando hay más de un proveedor.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *