25 mayo 2017 Hardware, Recursos

Apple Watch Heart Rate

O al menos así se desprende de un reciente estudio en el que se analiza la eficacia y precisión de algunos de los dispositivos de controlan la actividad física del usuario. Otra muestra más de la apuesta de Cupertino por orientar el wearable hacia el fitness y el control de nuestra salud.

De entre los siete analizados, el Apple Watch fue el que obtuvo los menores márgenes de error a la hora de medir la frecuencia cardiaca, por debajo de rivales como el Basis Peak, el Fitbit Surge, la Microsoft Band, el Mio Alpha 2, el PulseOn y el Samsung Gear S2.

El estudio, realizado por la Universidad de Stanford y el Instituto de Deportes y Salud de Suecia, buscaba determinar la precisión de los wearables del tipo reloj o pulsera, que el usuario lleva en su muñeca, a la hora de ser capaz de medir tanto esa frecuencia cardiaca de la que hablábamos como las calorías que se queman a resultas de nuestra actividad física. Para ello, sesenta voluntarios (29 hombres y 31 mujeres) se prestaron a utilizar varios de los dispositivos sujetos al estudio mientras realizaban actividades como correr, caminar o ir en bicicleta.

Estudio_1

Los resultados se comparaban con un baremo base (gold standard) obtenido a través de un método que incluía la realización de un electrocardiograma para medir el ritmo cardíaco en esas circunstancias y un calorímetro clínico, capaz de medir el oxígeno y el dióxido de carbono en nuestra respiración, para conocer las calorías consumidas.

Con una variable de error del 5% considerada como aceptable, el Apple Watch se movió entre el 1.2% y el 2.8%, mientras que el Samsung Gear S2 fue el más “fallón” (entre el 4.6% y el 9%), con una media de 6,8%. Además del wearable de la manzana, solo otros dos de los dispositivos estudiados estuvieron por debajo de ese límite del 5%: el PulseOn y la Microsoft Band.

Estudio_2

En cuanto al asunto de las calorías, ninguno de los dispositivos analizados, ni siquiera el Apple Watch, fue capaz de realizar una medición adecuada, aunque sí fue el menos malo.

Del estudio se desprende que la mayoría de este tipo de dispositivos que se encuentran en el mercado son capaces de medir nuestra frecuencia cardiaca con bastante fiabilidad y que el Apple Watch promete tener todas las papeletas para ser el mejor monitor de nuestra salud y actividad física si todo sigue por el mismo camino.

Más Información| The Journal of Personalized Medicine

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *