9 abril 2015 Hardware

AppleWatchiMessage

Mucho se ha hablado hasta ahora de la excesiva dependencia del iPhone que podría tener esta primera generación del Apple Watch, hasta el punto de hacernos creer que este último no sería más que un accesorio del primero, una pantalla que nos muestra información repetida y ya disponible en nuestro iPhone, pero a la que es más fácil acceder al llevarlo en nuestra muñeca.

Sin embargo, parece que esto no es del todo cierto si echamos un vistazo a la review del Apple Watch realizada ayer por David Pogue para Yahoo! Tech.

Pogue analiza en su review como el Apple Watch se enlaza con el iPhone, descubriendo algunos detalles que hasta ahora desconocíamos por completo y que Apple ha guardado en secreto hasta el momento.

El Apple Watch tiene la capacidad de conectarse con el iPhone tanto por Bluetooth como por WiFi. Esto quiere decir que cuando estemos en la calle ambos se conectarán por Bluetooth pudiendo haber una distancia entre ambos de unos 10 metros, tal y como ocurre con cualquier dispositivo Bluetooth. Sin embargo, cuando estemos en casa o en la oficina, ambos dispositivos podrán mantenerse enlazados al conectarse a la misma red WiFi, por lo que la distancia que puede haber entre ambos puede ser mucho mayor.

Así, por ejemplo, si vivimos en una casa de dos plantas será posible dejar el iPhone en el salón de la planta de abajo y seguir recibiendo notificaciones o realizar una llamada con el Apple Watch desde nuestro dormitorio en la otra punta de la casa.

Pero eso no es todo. Según Pogue, cuando el Apple Watch está conectado por WiFi a una red conocida algunas funciones online siguen estando disponibles incluso aunque nuestro iPhone esté apagado o se nos haya olvidado a decenas de kilómetros de allí. Así, es posible preguntar a Siri, enviar y recibir mensajes por iMessage o enviar toques o nuestras pulsaciones a cualquiera de nuestros contactos.

Lógicamente, las funcionalidades del Apple Watch estarán algo más limitadas que si está enlazado con un iPhone. No será posible realizar o recibir llamadas, por ejemplo, si nuestro iPhone está apagado.

De este modo, parece que después de todo el Apple Watch no es tan dependiente del iPhone como en un primer momento podríamos pensar. Y tampoco es necesario que llevemos siempre el iPhone con nosotros en el bolsillo para emplear el Apple Watch, la conectividad WiFi con la que cuenta parece que nos dará algo más de libertad.

Una buena noticia que, sin duda, va a agradar a más de uno.

Vía| Yahoo! Tech

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *