17 enero 2017 Industria

apple brexit

Cuando el Brexit, la decisión de Reino Unido de rescindirse de la Comunidad Europea, se hizo efectivo, los que trabajamos a medio camino entre ambos lados enseguida empezamos a calcular cómo nos iba a afectar el cambio. Cómo nos iba a afectar a nuestros derechos y sobre todo, a nuestros bolsillos, porque la Libra no se iba a quedar quieta, ni mucho menos, como no se tardó en comprobar.

Un ejemplo de estas consecuencias se refleja perfectamente en la decisión de Apple de subir los precios de sus productos en la Isla para compensar la devaluación de la moneda. Su inflexible política de maximizar beneficios en cada mercado es la perfecta expresión de qué significa este Brexit más allá de cualquier implicación pseudopatriótica que se le quiera dar.

Desde el pasado viernes, los precios de las tiendas de la manzana en el país han aumentado en más de un 25%, con subidas de hasta 500 libras en alguno de sus productos, que ahora serían alrededor de unos 555 Euros.

Las aplicaciones han dejado de valer £0.79 para equipararse a su contrapartida en Euros. Si en una App Store europea el software cuesta 0,99 Euros, ahora costarán £0.99, buscando contrarrestar la depreciación de la moneda británica en el mercado internacional. Lo que sí que parece que no subirá serán las suscripciones ya establecidas, aunque quizás lo terminen haciendo con el tiempo.

Tal y como explican desde la propia Apple, la compañía fija los precios internacionales para sus productos sobre la base de diversos factores, entre ellos figuran el tipo de cambio, las leyes locales de importación, las prácticas comerciales, los impuestos, y el coste operativo. Estos factores varían de una región a otra y también cambian con el tiempo, por lo que los precios internacionales no siempre son comparables a los precios minoristas que se recomiendan para Estados Unidos.

Así, también han subido precios de algunos equipos como es el caso del MacBook Pro, que ha pasado de las 2.499 libras que costaba el pasado viernes a las 2.999 que cuesta ahora, o del MacBook, que ha subido de precio unas doscientas libras o el Mac Pro, que ahora es quinientas libras más caro sin que haya cambiado nada.

Sin embargo, hay también un poco de trampa, ya que la subida de precios es superior a la caída de la libra, dando a entender que en Apple están viendo venir una devaluación aún mayor en un futuro cercano y esta pudiera ser su manera de cubrirse las espaldas al respecto.

Vía| The Guardian

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *