24 septiembre 2012 Industria, Opinión

Una planta de Foxconn de la localidad de Taiyuan, en China, se ha visto obligada a cerrar sus instalaciones como consecuencia de una importante reyerta entre sus trabajadores, este mismo lunes.

Al parecer, el incidente, que envolvió a nada más y nada menos que a 2.000 trabajadores, se inició (según fuentes de la propia compañía) por una disputa de carácter personal entre los propios trabajadores, aunque se han empezado a encontrar fuentes internas que, a través de Internet, acusan a los guardias de la factoría de instigar a la revuelta al golpear sin motivo a los empleados.

Conociendo que en esa planta de Taiyuan trabajan aproximadamente unos 79.000 empleados y viendo en el estado en que las fotografías muestran que ha quedado, parece que ha habido suerte si al final, todo queda en un cierre provisional mientras duren las investigaciones.

Período cuya duración no ha sido confirmada por parte de Foxconn, al igual que si se trataba de una de las plantas que suministra a Apple, supuesto que ha sido confirmado por uno de sus empleados, que ha dicho que se encargan de una parte del montaje del nuevo iPhone 5, probablemente de la carcasa posterior de aluminio.

Imaginamos que este enésimo incidente en una fábrica de Foxconn no va a suponer un retraso ni nada parecido para el usuario occidental, pero debería hacer tomar cartas a Apple en el asunto. Al parecer, las condiciones de los empleados de sus contratas, siguen distando mucho de ser las ideales.

Vía | Reuters

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *