24 agosto 2016 Hardware

iPhone-enfermedad-tacto

A medida que el iPhone 6 y iPhone 6 Plus se acerca a los 2 años de su lanzamiento, está creciendo el número de usuarios que experimentan un problema basado en una barra parpadeante en la parte superior de la pantalla que es síntoma de que las capacidades táctiles del terminal han empezado a fallar, de forma intermitente, para dejar de funcionar totalmente con el paso del tiempo.

La situación debe ser ya conocida por Apple ante el creciente número de usuarios que escriben en los foros de soporte en este sentido, más los usuarios que se han acercado a las tiendas de la compañía buscando, sin éxito, una solución. Apple NO reconoce el problema como tal; los técnicos oficiales no tienen capacidad para realizar la reparación necesaria, y parece ser que los talleres no oficiales son la única posibilidad de solución.

Varios servicios técnicos están viendo el problema decenas de veces por semana, en lo que iFixit ha denominado como enfermedad del tacto. La barra en la parte superior de la pantalla que se muestra en la imagen es el síntoma de que el iPhone está perdiendo las capacidades táctiles.

Por lo visto, el retorcer o doblar el terminal -dentro de unos límites, se entiende- soluciona momentáneamente el problema, y este parche temporal puso sobre la pista del problema a iFixit que al final, ha dado con la fuente del fallo. Al parecer, los chips que controlan las capacidades táctiles descansan sobre la placa lógica sobre unas bolitas de soldadura. Con el paso del tiempo, si el terminal se va deformando las bolas de soldadura se agrietan y empiezan a perder contacto. La grieta puede cerrarse ejerciendo cierta presión en la pantalla del terminal, pero evidentemente el mal ya está hecho y la grieta tiende a abrirse más.

En otras palabras, se trataría de un fallo de diseño estructural de iguales características que el tristemente famoso bendgate, pero con otras consecuencias.

Claro que, en el otro lado del problema, Apple no lo ve como un problema, y se escuda tras el fin del periodo de garantía para no reemplazar el iPhone. De hecho, si el problema radica en que el terminal se deforma, la cosa puede cambiar de color porque entraríamos en el terreno de un posible mal uso. Mientras, otra solución sería sustituir los circuitos integrados táctiles en la placa lógica, algo que los servicios técnicos oficiales no saben hacer. Servicios técnicos no oficiales que sean capaces de sustituír los chips parecen ser los únicos con posibilidades de proporcionar una solución, que es precisamente lo que recomienda iFixit mientras esta situación no crezca lo suficiente como para que Apple tome cartas en el asunto.

Vía | Macrumors

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *