15 abril 2013 Industria, Opinión

ejecutivos

Ya suponíamos que pertenecer a la cúpula de una compañía del tamaño y la influencia de Apple estaba acompañada de un más que interesante plus en forma de incentivos económicos, pero la verdad es que no nos imaginábamos hasta qué punto, hasta que hemos leído el informe de la financiera Standard & Poor’s, que revela que cuatro de los cinco ejecutivos mejor pagados entre las 500 empresas más importantes del mundo, trabajan para la empresa de la manzana.

Los cuatro ejecutivos son Bob Mansfield (Vicepresidente del departamento de tecnología), Peter Oppenheimer (máximo responsable financiero de la compañía), Bruce Sewell (Vicepresidente y miembro del Consejo) y Jeffrey Williams (encargado de las operaciones de Apple), cuatro figuras clave en la empresa, aunque sorprende no encontrarse con otros nombres más conocidos para el gran público, como el actual CEO, Tim Cook.

Todos ellos ocupan del segundo al quinto puesto del escalafón, encabezado por el único ejecutivo que no es miembro de Apple: el CEO de Oracle, Larry Ellison y único máximo dirigente de una compañía incluido en este Top Five.

En el caso concreto de Apple, los ejecutivos mencionados se benefician de las sustanciosas bonificaciones, la mayor parte en forma de acciones, obtenidas poco después del fallecimiento de Steve Jobs como incentivo para que se mantuvieran en la empresa y que volverán a revertir en una segunda tanda a finales de 2016. Una manera más que efectiva de compensar económicamente la fidelidad de los mismos, sobre todo con lo competitiva que es una industria como la tecnológica.

Las cifras son realmente mareantes, superando en todos los casos los 60 millones de dólares (casi 46 millones de Euros) y llegando al máximo que cobra Bob Mansfield y que ronda los 85,5 millones de dólares, más de 65 millones de Euros.

No me extraña que le convencieran para que no se retirase de la compañía.

Nombres más conocidos dentro de la compañía, como puedan ser Phil Schiller o Eddy Cue, han recibido también esas 150.000 acciones restringidas, aunque no aparecen listados en el informe, ya que Apple no ha informado públicamente a cuanto asciende el total de sus beneficios.

Quien sí aparece, aunque en una discreta posición 101, es el jefazo, Tim Cook, con una compensación que ronda los 4 millones de dólares. Posición que seguramente dejará cuando pueda beneficiarse de los más de 425 millones (325 millones de Euros) que valen actualmente sus acciones restringidas, claro que eso no ocurrirá hasta su fecha de vencimiento, al 50% entre 2016 y 2021.

Vía |Bloomberg

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *