20 enero 2017 Seguridad

iPhone al volante

Julio Ceja es un ciudadano estadounidense residente en California que ha decidido presentar una demanda contra Apple, en la que acusa a la compañía de la manzana de anteponer los beneficios económicos a la seguridad de los usuarios por no establecer algún tipo de mecanismo de bloqueo que impida que se pueda utilizar el iPhone mientras se está conduciendo.

Ceja, que sufrió un accidente de automóvil causado por un conductor que se distrajo utilizando su iPhone, fundamenta esa demanda asegurando que Apple posee la tecnología necesaria para hacerlo desde hace ya años, incluyendo una patente al respecto que data del año 2014, pero que ha elegido no hacerlo por cuestiones de mantener su cuota de mercado.

Y no estamos ante una tontería, precisamente. Según datos del Departamento de Transportes de los Estados Unidos, más de un millón y medio de personas han escrito un mensaje en su smartphone al mismo tiempo que conducían, una costumbre que los expertos consideran mucho más peligrosa que, por ejemplo, conducir bajo los efectos del alcohol.

En la demanda se leen cosas como que el iPhone es responsable de alrededor de 52.000 accidentes en California solo cada año y de más de 312 muertos. La relación que los consumidores con sus dispositivos es muy estrecha y fácil de camuflar ante la ley, por lo que incluir una opción de bloqueo automática es la única solución posible.

Por eso, el objetivo de dicha demanda es la de pausar las ventas del iPhone dentro del Estado hasta que Apple incluya ese mecanismo de bloqueo que se requiere y que impida que se puedan enviar mensajes de texto al volante.

Pero aunque no estemos ante una situación absurda, ni mucho menos, porque como hemos podido ver sí existen datos que avalan al menos considerar la implementación de un mecanismo de seguridad para este tipo de situaciones, en este caso en concreto sí que tiene más bien la pinta de ser un subterfugio para conseguir algún tipo de compensación económica tras el accidente sufrido por el señor Ceja.

Vía| Scribd

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *