16 septiembre 2013 Industria, Opinión, Vídeos

microsoft_surface

Resulta que Microsoft oferta ahora la opción de incluir tu iPad usado como añadido a la hora de comprar en sus tiendas físicas.

En la nueva promoción, se ofrece un mínimo de 200 Dólares (unos 150 Euros al cambio) en tarjetas de regalo Microsoft si entregamos nuestro iPad cuando vayamos a hacer una compra, por lo que el precio que deberíamos desembolsar por un tablet de la marca se rebajaría considerablemente. Así, hacerse con un Microsoft Surface RT básico saldría por menos de 150 dólares.

La oferta, que permanecerá válida hasta el próximo 27 de Octubre en todas las tiendas físicas de la compañía de Redmond en Estados Unidos y Canadá, está limitada a una por cliente, por lo que a los que vivimos en otros países no nos resultará útil propiamente dicha, pero sí interesante a la hora de analizar un poco la nueva guerra fría entre Apple y Microsoft.

Sin cambiar de tema, recientemente, los creadores de Windows han retirado de la red una serie de anuncios en los que parodiaban con un gusto bastante cuestionable la manera de trabajar en Cupertino.

http://youtu.be/20LgureMuWo

Una parodia en la que se trata de convencer a Steve Jobs (primer error, es pronto para burlarse por estos lares) y a Jony Ive sobre los motivos para fabricar un iPhone de colores en plástico o un iPhone dorado. La propia Microsoft ha considerado estos anuncios como “poco acertados” y ya los ha retirado de su página oficial y pugna por hacer lo mismo en otros canales de YouTube, por lo que el que estáis viendo (o ya no) puede desaparecer en el momento menos pensado de la red.

¿Significa esto el regreso de la guerra entre Apple y Microsoft?

Es posible y hasta probable, aunque esta vez las tornas han cambiado y parece que es ahora Microsoft quien lanza mensaje agresivos contra Apple, intentando rascar en su nicho de mercado, con el error de que no posee entre sus seguidores el mismo nivel de fanboyismo que la marca de la manzana se ha ido labrando durante todos aquellos años en los que era el débil.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *