14 abril 2016 Hardware, Industria

USB-C_Macbook

Pronto será mucho más fácil para los consumidores y las empresas determinar si un dispositivo USB-C es genuino y confiable, gracias a las especificaciones de autenticación del USB tipo C de reciente introducción.

La rápida proliferación del conector y no sólo por parte de Apple, sino de otras muchas empresas de hardware, impone un protocolo de seguridad que ya de primeras no parece fácil.

El USB Implementers Forum, organismo dedicado a estos menesteres como su propio nombre indica. Pondrá a prueba y certificará los cables USB-C, cargadores y otros dispositivos destinados al usuario final. La verificación se realizará criptográficamente y constatará que el conector ha sido certificado y no ha sido manipulado.

El amplio alcance del USB y su rápida proliferación hace que un programa de certificación a medida sea difícil, pero en última instancia es ventajoso para todas las partes. Los consumidores siempre hemos estado amenazados por una ingente cantidad de adaptadores de corriente defectuosos o cables de mala calidad que pueden provocar cortocircuitos y provocar daños no sólo a la tecnología, sino a lo propios usuarios. También ha habido conectores portadores de software malicioso, un dolor de cabeza para los responsables de seguridad de grandes empresas y parques con gran cantidad de tecnología y usuarios, hasta el punto de que se han llegado a prohibir los llaveros USB y similares.

Bajo el nuevo programa, es posible que los dispositivos puedan ser configurados para que sólo funcionen con datos y/o corriente eléctrica con homónimos USB-C certificados, lo que cierra la puerta a “mercados alternativos” pero también abre la veda a unos precios considerablemente elevados, como ya ha ocurrido en otras ocasiones. De hecho es incluso posible que las empresas puedan limitar el funcionamiento del USB-C a productos y modelos específicos.

“El USB está bien establecida como la opción preferida para dispositivos de conexión y carga”, dice el presidente del USB 3.0 Promoter Group Brad Saunders en un comunicado. “En apoyo a la creciente ecosistema del USB tipo C, que prevé la necesidad de una solución que se extiende la integridad de la interfaz USB, el nuevo protocolo de autenticación USB Tipo-C dota a los OEMs de productos con las herramientas adecuadas para defenderse de los” malos” cables, dispositivos y cargadores USB que no cumplen.”

Apple ha empleado durante mucho tiempo un enfoque similar con sus cables propietarios, aunque en muchos casos terceras partes trabajan en soluciones provisionales, y continúan vendiendo accesorios ilegítimos que simulan ser aprobados. Queda por ver si respecto al USB-C se puede evitar el mismo destino.

Vía | Appleinsider

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *