13 diciembre 2007 Hardware

070d7vp1_1.jpg

«En pocos años habremos manipulado las microondas radiofónicas, las memorias de los ordenadores serán diferentes, los teléfonos móviles funcionarán por un sistema que consumirá muchísima menos energía, e incluso se podrán ver películas de alta definición en el iPod», asegura el físico francés Albert Fert, premio Nobel de Física 2007 junto al alemán Peter Grünberg, durante una conferencia en la Universidad de Estocolmo en la que explicó cómo «el iPod es sólo el primer peldaño de este descubrimiento».

La magneto-resistencia gigante fue descubierta casi simultáneamente por Fert y Grünberg en 1988, cuando comprobaron que mediante pequeñas alteraciones en las resistencias magnéticas aumentaba de manera exponencial la capacidad de los discos duros, permitiendo así, entre otras cosas, reducir el tamaño de los aparatos electrónicos. Su aplicación material tuvo lugar en 1997 y, en la actualidad, «la investigación está abriendo muchas posibles vías» que incluso afectan al campo de la medicina y al de las telecomunicaciones, rama en la que Fert sigue investigando en la Universidad Paris-Sud de Orsay, en Francia, donde dirige la unidad mixta de física CNRS/Thales.

Este científico considera, a pesar de que en su conferencia de ayer no hubo compasión para los neófitos, que hay que desprenderse de los tecnicismos para acercar la ciencia al público general. «Debemos ser capaces de explicar lo que estamos haciendo para que las otras personas lo entiendan. La gente se asusta fácilmente con los nuevos inventos», explicó.

Vía I iPodizados

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *