9 septiembre 2015 Industria

apple_invitacion-Siri

A medida que se acerca el momento en el que en el Auditorio Bill Graham se pida a los presentes que apaguen sus teléfonos móviles, la teoría de que Apple va a presentarlo todo cobra más fuerza.

A primera vista parece que será el momento indicado para echar toda la carne en el asador, y que no falte de nada: iPhone, iOS, iPad Pro, Apple TV, Apple Watch, iMac y OS X El Capitan. Y así, en este parte del planeta, empalmamos la merienda con la cena. No es que desde esta perspectiva parezca difícil, es que desde la perspectiva de Apple parece ilógico.

Por una parte, tenemos un auditorio con una capacidad de asistentes que jamás ha congregado Apple en un evento propio. Si hasta el momento todo el mundo tenía la mirada puesta en cada keynote, la de hoy está predestinada a ser más sonora que nunca, al menos a nivel de repercusión mediática. Sonora también, porque Apple ha procurado encontrar el tono para soltar una auténtica bomba y necesita del máximo de audición posible. Y para mi, que será lo que pocos vaticinamos.

Pero ahora veamos la lógica…

Ya pasados los primeros minutos de lo conseguido hasta ahora, como marca la tradición, parece seguro que hoy veremos nuevos iPhone y nuevo Apple TV. Y sería bastante extraño que no viéramos algo que revitalice el Apple Watch porque estamos en la antesala de su primer periodo de vacaciones que es, además, el primer mejor periodo de ventas al que se enfrenta. Concretando, si el nuevo iPhone viene con Force Touch ya se comerá gran parte del tiempo del evento a través de explicaciones y demostraciones, que es lo propio. En cuanto al Apple TV, si es tan nuevo, se comerá otra buena porción de tiempo en demostraciones. Si realmente hay un nuevo iPad Pro el tiempo ya se nos va de las manos porque oficialmente jamás se ha mencionado algo así, y requiere de mucho tiempo para desvelar todas sus virtudes. Resumiendo, creo que no hay tiempo material para tanto a menos que se recorte mucho de todas partes, o bien se dejen en el tintero muchos aspectos respecto a lo presentado. Y fijaos, que ni habríamos llegado a los nuevos iMac ni a OS X El Capitan.

En un momento en que Apple quiere revitalizar los iPad en la empresa con acuerdos con los principales actores en este campo y con Tim Cook exhibiendo seguridad a largo plazo respecto al aparto, una simple renovación del dispositivo en declive se quedaría corta. Y aquí entraría el iPad Pro. Un producto que por ser en gran medida nuevo, ni debe hacer ni debe dejarse hacer sombra por otros productos que antaño han tenido su propio evento casi en exclusiva, simplemente porque lo valen al habérselo ganado a pulso.

Por estos motivos unos pocos seguimos apuntando a dos keynotes con escasos días de diferencia. Un evento, hoy, con iPhone, iOS, Apple Watch y Apple TV, éste último copando gran parte del tiempo, seguido por el iPhone, y por el Apple Watch precisamente por lo mismo, por el tiempo que requieren sus respectivas explicaciones. Y posteriormente, un segundo evento en octubre con los nuevos iPad, con el iPad Pro como protagonista, los iMac, alguno puede que con 4K, y una larga -y en gran parte repetitiva- exposición de OS X El Capitan.

Y un argumento más: Apple Music. A menos de un mes de que se termine el periodo de prueba para la mayoría de usuarios a nivel mundial, algo habrá que hacer con la gran apuesta de Apple en el segmento del streaming. ¿A cual o cuales productos o servicios les quitamos tiempo para embutir Apple Music en una sola keynote?

Claro que todo es posible. Claro que es posible una keynote con todo, excesivamente larga, con una cuantía de información casi imposible de asumir y con muchos detalles importantes abandonados en el tintero. Pero algo así carecería de toda lógica, y no hay necesidad de hacerlo.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *