28 octubre 2016 Hardware

Bar

Tras la presentación este jueves del nuevo MacBook Pro con Touch Bar OLED y Touch ID integrados, una entrevista al desarrollador Steven Troughton-Smith ha revelado algunos datos de gran interés sobre su funcionamiento. El chip T1 es el motor de esta Touch Bar y, según este desarrollador, se trata de una variante del chip S1 del Apple Watch. Esto quiere decir que la Touch Bar funciona con una versión modificada de watchOS y se comunica mediante un bridge USB con macOS.

Troughton-Smith asegura que esta configuración desarrollada por Apple aporta importantes ventajas a la seguridad, ya que el chip T1 es una barrera de protección cuando se intenta acceder de forma ilícita a la cámara FaceTime o al lector de huellas Touch ID.

Este desarrollador considera que es incluso posible que la Touch Bar pueda funcionar sin depender de macOS, una afirmación que poco después ha sido confirmada por el propio Craig Federighi. En cualquier caso, a pesar de que el chip T1 corra una versión modificada de watchOS, no cuenta con almacenamiento interno propio como sí tiene el Apple Watch. Aún así, las similitudes entre el chip S1 del Apple Watch y el T1 son claras.

Troughton-Smith también ha confirmado que el chip T1 y el sensor Touch ID vienen emparejados de fábrica, lo que significa que no es posible reemplazar uno de ellos sin el otro.

Teorizando sobre lo que podría ocurrir en el futuro, afirma que este es solo un primer paso y que en una próxima generación del MacBook Pro es incluso posible que Apple incluya un procesador de la serie A -como el del iPhone-, para que macOS pueda de algún modo correr aplicaciones de iOS, extensiones como las aplicaciones de iMessage o manejar notificaciones cuando la CPU del MacBook esté en reposo. iOS y macOS llegarían así a converger en una configuración de este tipo.

Vía| TheVerge

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *