13 abril 2016 Industria

James-Comey-FBI

No es que el FBI apruebe la forma de proceder de Apple em el asunto del iPhone de San Bernardino que se finiquitó por otras vías diferentes a las de la obligación bajo orden judicial, pero al menos parece que hay un acercamiento de posturas por parte del quien destapó la caja de los truenos.

Así se desprende de una charla del director del FBI james Comey, en la que ha dado su particular punto de vista sobre la situación, lo que ha ocurrido en este tiempo, y en cómo deberían afrontarse situaciones en el futuro.

En una conferencia en la Universidad de Columbus, el director del FBI James Comey ha explicado que la comunión entre los derechos civiles y de los consumidores y las políticas de seguridad nacional, ha sido una de las tareas más onerosas de su responsabilidad. Explica que la reacción emotiva que ha generado la opinión pública de la situación no era productiva, y se alegra que el litigio -Apple se negó a ejecutar la orden judicial que le instaba a ayudar al FBI a acceder al terminal- haya terminado finalmente.

Comey dice que Apple no es un demonio, y espera que no se vea al FBI como un demonio ya que si en toda esta historia ha habido un malo, lo más probable es que sea el FBI, a pesar de que usó toda la fuerza de la ley a su alcance. Pero es precisamente el alcance del largo brazo de la ley en este sentido la que ha estado a punto de tocar demasiado la primera enmienda de la constitución estadounidense, que garantiza precisamente la privacidad de los datos personales como los que se encontraron en el terminal de uno de los terroristas de San Bernardino.

Ahora mismo, el FBI no va compartir el método mediante el cuarto accedió al iPhone de San Bernardino, mientras que Apple por su parte dice que no va a solicitar formalmente dicho método. Pero la situación que se ha generado y el cómo se va a afrontarse en el futuro sigue en el aire. Sin embargo hay un cambio de postura por parte del FBI que podría ser el primer paso hacia una solución consensuada.

Comey explica que el caso ha servido al país para tomar la temperatura sobre cómo afrontar esta misma situación en casos futuros, y dice que los problemas con la encriptación surgidos como resultado de la acción judicial, no pueden ser resueltos por el sistema judicial, lo que sugiere que se necesita una acción legislativa. Esta es exactamente la misma postura que ha mantenido Tim Cook desde un primer momento, pero trasladada a la opinión pública en forma de debate nacional. En otras palabras, ahora parece -y sólo parece- que el FBI se está acercando a la postura de Apple en todo el asunto de fondo.

Vía | Appleinsider

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *