17 febrero 2016 Industria, iOS

FBI-Apple

Durante las últimas horas el FBI ha solicitado mediante una orden judicial que Apple facilite asistencia técnica al organismo gubernamental en sus investigaciones respecto al tiroteo de San Bernardino que tuvo lugar en diciembre y que finalizó con la muerte de 14 personas. La compañía debe ayudar al FBI a acceder al iPhone de uno de los terroristas.

La respuesta de Apple es una carta dirigida a todos los clientes firmada por el propio CEO de la compañía Tim Cook en la que dice que la orden judicial es un paso sin precedentes y amenaza la seguridad de sus clientes. La misiva llega incluso mucho más allá…

Apple dice que ha cumplido todas las ordenes válidas respecto al caso de San Bernardino, pero ahora el FBI ha ido demasiado lejos a los ojos de Tim Cook, ya que supone la creación de una puerta trasera para el iPhone.

Cook llega a decir que que el tribunal está pidiendo una versión especial del sistema operativo iOS el cual no tendría en cuenta muchas de las características clave de seguridad. Es aquí donde se hace especial hincapié en que no existen precedentes en la historia de algo así. “No podemos encontrar ningún precedente de una compañía americana que se la está obligando a exponer a sus clientes a un mayor riesgo de ataque”…

Las implicaciones de las demandas del gobierno son escalofriantes. Si el gobierno puede utilizar la Ley y todas las ordenes judiciales para que sea más fácil para desbloquear el iPhone, tendría el poder de llegar en el dispositivo de cualquiera para capturar sus datos. El gobierno podría extender esta violación de la privacidad y solicitar que Apple construya un software de vigilancia para interceptar sus mensajes, acceder a su historia clínica o datos financieros, realizar un seguimiento de su ubicación, o incluso acceder al micrófono del teléfono o la cámara sin su conocimiento.

Apple dice que no hay manera de garantizar que un sistema operativo personalizado no sea utilizado para otros fines y que hacerlo sería un peligro para la privacidad del usuario, estableciendo un peligroso precedente para futuros casos legales.

La carta concluye con Cook denunciando que las demandas del FBI comprometen las libertades que “el gobierno tiene la intención de proteger”.

Por lo que ha trascendido, la petición del FBI pide explícitamente que se desactive el bloqueo del terminal cuando se falla demasiadas veces al introducir la contraseña, momento en que el sistema borra los datos del terminal. Supuestamente la intención es ir probando contraseñas hasta dar con la buena, algo que puede llevar minutos o meses, dependiendo de los métodos utilizados. Es en cualquier caso, cuestión de tiempo.

Vía | 9to5Mac
Más información | Apple

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *