24 septiembre 2015 Hardware

Cook-Boston

Un informe de un rotativo asiático apunta que Foxconn ha puesto sobre la mesa una oferta para comprar la división de LCDs de Sharp. El fabricante mantendría una participación mayoritaria en la empresa, y Apple entraría como inversionista.

Es desglose entre Foxconn y Apple está claro en este sentido. Sin embargo, Apple de algún modo ya controla una parte importante del negocio.

La Sharp Kameyama Plant No. 1 afincada en Japón es la única que se dedica a la producción de pantallas de iPhone. El control operativo de la operación por parte de Apple llegaría con la inyección de cerca de 1000 millones de dólares para transformar la planta para fabricar paneles LCD en vez de paneles de HDTV.

La operación supondría que Apple no tiene porqué preocuparse por el destino de la empresa, que ha estado en el aire en varias ocasiones en un pasado reciente. Por otra parte, si Sharp vendiera, podría retener a su personal local, así como limitar el riesgo de la empresa y podría seguir en el negocio. En primavera, Sharp declaró pérdidas operativas de más de 10 millones de yenes.

El tema de la dependencia que Apple tiene de algunos fabricantes de componentes clave ya lo hemos hablado a menudo, y una operación de esta magnitud supondría para los de Cupertino que se compran una fábrica para ellos, con todo lo que ello implica.

Vía | 9to5Mac

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *