16 septiembre 2017 iOS

iPhone X splash

A día de hoy, el uso de sensores biométricos basados en el reconocimiento de la huella dactilar se ha convertido en un estándar en la industria tecnológica. Un elemento que en sí mismo engloba calidad en el dispositivo que la utiliza, sencillez de uso y, sobre todo, sensación de seguridad como medida de identificación del usuario a todos los niveles.

Ahora, Apple ha decidido eliminar Touch ID, su exitosa propuesta en el sector y lo ha hecho además en su producto más esperado de los últimos años: el iPhone X. Pero ¿Van a confiar tanto los usuarios de la manzana en el nuevo Face ID como lo han venido haciendo hasta ahora con Touch ID?

Para Craig Federighi, jefe del Departamento de Ingenieria de Software de Apple y responsable de uno y otro sistema, las dudas sobre el nuevo Face ID se disiparán en cuanto el iPhone X llegue a manos de sus futuros propietarios y empiecen a utilizarlo.

No por nada, esas mismas dudas también se produjeron precisamente con Touch ID cuando se presentó al mundo en 2013, con el lanzamiento del iPhone 5s. La gente no las tenía todas consigo y Federighi escuchaba a su alrededor a gente decir que no creía para nada en la última invención de Apple, que no iba a funcionar y que no pensaba utilizarla nunca.

Ahora, está pasando lo mismo, pero con Face ID. Parece que nadie imagina utilizar un iPhone sin las ventajas de Touch ID y las dudas se trasladan al nuevo sistema de reconocimiento facial.

Y el propio Federighi ha sido precisamente el primero en probar estas reticencias cuando Face ID falló supuestamente a la hora de reconocerlo, nada más y nada menos que en el evento donde se presentaba al mundo la nueva tecnología. El sistema no falló, claro, pero la duda ya estaba sembrada. Él mismo reconoció que se quedó en shock, porque siempre había funcionado de maravilla y ahora trata de quitarle importancia asegurando que cuando la gente pruebe Face ID en su día a día, nadie recordará ese incidente.

¿Triunfará pues, finalmente, Face ID?

Yo estoy convencido de que sí.

Vía| Daring Fireball

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *