27 marzo 2017 Seguridad

WhatsApp UK

Siempre que se comete un atentado, los medios y, sobre todo, las autoridades se apresuran en reclamar mejoras en la seguridad que siempre incluyen el acceso a las aplicaciones de mensajería, excusándose en poder recopilar la información necesaria para prevenir futuros atentados.

Así ha sucedido con el reciente atentado en Londres, que ha movido al Gobierno británico a decir que resulta completamente inaceptable que no se pueda acceder a las conversaciones almacenadas en aplicaciones móviles como WhatsApp y critica la protección encriptada, tecnología que dificulta notablemente las investigaciones.

Así se expresaba la Secretaria de Interior del Reino Unido, Amber Rudd, al tiempo que solicitaba la posibilidad de que la policía y el resto de las Agencias de Inteligencia del país pudieran tener acceso a los mensajes de WhatsApp y apps similares, como medio de poder evitar tramas que desembocasen en futuros atentados.

Rudd pretende reunirse con varios representantes de las compañías tecnológicas más relevantes antes de que finalice el mes y tratar el tema con toda la seriedad y diligencia necesarias. La intención del Gobierno es la de proponer una nueva legislación que evite que la seguridad de WhatsApp y otras aplicaciones similares se convierta en lugares perfectos en la que los terroristas se puedan comunicar entre sí de manera secreta.

Por lo tanto, espera poder convencer a esas compañías tecnológicas y a las principales Redes Sociales de que colaboren y que lo hagan de forma voluntaria, incluyendo también las publicaciones online que contengan material que se considere extremista. De hecho ha recordado que Khalid Masood, el terrorista tras el ataque a las puertas del Parlamento, utilizó tanto Facebook como WhatsApp poco antes de su acto, aunque se desconoce si recibió o envió algún mensaje.

Mientras desde WhatsApp se pronunciaban oficialmente horrorizados por el atentado y dispuestos a colaborar con la ley, el tema nos recuerda inevitablemente a la reciente polémica entre Apple y el FBI a cuenta del iPhone del terrorista de San Bernardino, sobre todo porque la propia Amber Rudd mencionó a Tim Cook en su rueda de prensa, recomendándole replantearse su postura de impedir puertas traseras en su Software.

Vía | The Guardian

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *