7 enero 2016 Industria

Publi-copia-Macbook

La gran feria tecnológica CES de este año se ha poblado de nuevo de marcas y productos que se nutren de Apple, que desde hace ya años, no está presente en este tipo de eventos.

Sin embargo, este año se ha pasado en muchos casos de la sugerencia o la inspiración a la copia cada cual más descarada que la anterior. Eso, sin contar los productos y servicios “para Apple” que no han recibido, ni muy probablemente van a recibir el beneplácito de los de Cupertino.

La cara amable son aquellas marcas que muestra nuevos productos compatibles con los nuevos portátiles de la marca, en especial el nuevo MacBook con conector USB-C, tal vez aprovechando que Apple todavía no ha lanzado un Cinema Display acorde con el nuevo conector. Según las especificaciones de algunos de estos monitores, pueden mover mediante el cable único, electricidad para cargar, imagen y sonido.

La cara curiosa es aquella que intenta vivir a costa de algunos de los productos que Apple ha lanzado este año, como el Apple Watch. Los que han estado en Las Vegas cuenta que la proliferación de correas y aparatos compatibles con el reloj es abrumadora. En cuanto a las correas parece que en casi todos los casos no se dañaría el hardware de Apple, a pesar de que el sello Made for Apple Watch brilla por su ausencia. En cuanto a los productos de carga y similares, parece que ni consumidores ni fabricantes hayamos aprendido que todo producto Apple en este sentido tiene truco y todo lo que quiera relacionarse con este, pero que no sea de la marca, puede funcionar o poco, o mal, o incluso ser mortal para el producto Apple.

Y finalmente, las copias y los clones, los “quiero y no puedo en todo los casos”. Desde portátiles ultrafinos como el nuevo MacBook, colores inclusive, hasta cajitas de stream de contenido televisivo con una interfaz calcada de la del Apple TV, iconos inclusive, y el hecho de que a menudo se compartan servicios es accidental. Se trata de los sospechosos habituales ya conocidos por todos en estos menesteres, y que este año han alcanzado incluso el ámbito publicitario, como se muestra en la imagen superior. Algunas divisiones de conocidas empresas se han reconvertido a si mismas en sombras de Apple llegando hasta el extremo de equipararse ligeramente en precio, que no en prestaciones.

Cosas como estas hace tiempo que se están viendo, pero el CES está demostrando que ya no hay ni límites, ni disimulo.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *