10 enero 2017 Industria

logo apple ecologismo

Sobre todo en los tiempos que vivimos actualmente, donde la contaminación, el calentamiento global y la mala gestión de residuos (por poner solo los tres primeros ejemplos que se me han venido a la mente) representan un atentado a la situación medioambiental en nuestro planeta, ser ecológicamente responsable es algo muy a celebrar.

Y si hay alguien que se preocupa por el medioambiente es el grupo Greenpeace, activistas sin tregua por la sostenibilidad, que un año más ha nombrado a Apple como la empresa más ecológicamente responsable del mundo por tercer año consecutivo.

La compañía de la manzana alcanzó una puntuación de 83 sobre cien en el Índice de Energías Limpias de Greenpeace. Una calificación obtenida gracias a la decisión de prescindir en lo posible de la utilización de energías convencionales como el carbón, el gas natural o la denostada energía nuclear en favor de alternativas sostenibles y más respetuosas con el medioambiente.

Apple también ha conseguido puntuar alto en otras categorías como en transparencia energética o el empleo de energías renovables, aunque no ha destacado tanto en otras como la defensa en términos legales de las mismas.

Para Greenpeace, tanto Apple como Google son dos ejemplos de empresas que lideran el sector utilizando energías renovables y que aprovechan su posición para influir tanto en gobiernos como en otras compañías tecnológicas para que también empleen alternativas ecológicas en su funcionamiento.

Ambas compañías, así como otras como Facebook, decidieron allá por 2012 reducir su impacto medioambiental e ir cambiando sus fuentes de energía progresivamente hasta emplear solamente energías renovables y Apple parece a día de hoy liderar este movimiento, después de años de haber sido criticada por la propia Greenpeace de no ser tan eco-friendly como sería deseable.

Sin embargo, Asia sigue siendo el punto negro para Greenpeace, con sus empresas más destacadas (desde Samsung a Alibaba, pasando por Baidu) puntuando en los niveles más bajos y ha instado a Apple y a las compañías cuyas líneas de producción están en el continente, a fomentar en ellas el abandono de la dependencia de las energías no renovables por opciones más ecológicamente sostenibles.

Vía| Greenpeace

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *