29 diciembre 2012 Curiosidades, Opinión

Copyright sign. 3d render.

No hace demasiado tiempo, en este mismo blog, sin ir más lejos, la mayoría de las noticias sobre Apple solían ser en su mayoría acerca de los fantásticos productos que ofrecía la marca de la manzana o de las que podría ofrecer, si hacíamos caso a los rumores.

Últimamente, sin embargo, me he dado cuenta de que uno de los temas más recurrentes con los que me encuentro a la hora de informarme sobre asuntos de Cupertino, es la gran cantidad de demandas por patentes o derechos que envuelven a Apple. Un foco de noticias tan numeroso como las bondades del iPhone 5 o la revolución de la pantalla Retina en los Mac.

Hoy me apetece comentar un par de esas batallas por los derechos que tienen que ver con Apple, contrastando un caso que le podría beneficiar y otro en el que ha tenido que morder el polvo.

El primer caso atañe, como no, al enemigo por antonomasia de Apple, que ya no es (si es que lo fue alguna vez) Microsoft, si no Samsung.

La Comisión Europea podría multar a la compañía coreana con más de 11.000 millones de Euros (un 10% de sus beneficios a nivel mundial), si al final es declarada culpable de intentar prohibir la venta del iPhone y el iPad en Europa, utilizando patentes consideradas como básicas en la tecnología 3G.

Apple habría acordado pagar en su momento una tasa a Samsung por tales patentes, por lo que la Comisión habría decidido que la maniobra de Samsung no estaría entonces justificada y habría perjudicado (o intentando perjudicar) a Apple. Recordemos que Apple ha hecho maniobras similares, pero aludiendo en su caso a patentes específicas de su propiedad y no a patentes consideradas con estándares.

En la otra cara de la moneda, Apple ha sido condenada a pagar más de 125.00€ por distribuir libros electrónicos en China sin las licencias pertinentes.

Un tribunal del país habría decretado que la compañía indemnizase de esta manera a varios autores chinos perjudicados por la venta de sus obras sin su permiso. Lo curioso es que Apple no sería el responsable directo de la infracción, ya que quienes han incurrido en la violación de copyright han sido unas aplicaciones de terceros que únicamente utilizaban los canales de Apple para la distribución.

Aunque en otros países basta con retirar las aplicaciones de la App Store para evitar este tipo de multas, en China parece que no ocurre lo mismo y por eso Apple se ha visto obligada a desembolsar esa cantidad de dinero.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *