14 septiembre 2015 Hardware, Opinión

MBAir-web-mod

El iPad Pro llega en un momento en que Apple necesita revitalizar las ventas de su tableta, dotando al nuevo producto de potencia suficiente para cubrir unas necesidades muy concretas de carácter casi siempre profesional, pero no por ello se quedan fuera de juego los usuarios de a pié.

Sin embargo, el equipo llega el mismo año en que hemos conocido la nueva visión que Apple tiene respecto al MacBook. Y surge la gran pregunta: ¿Qué ocurre con el MacBook Air?

La extinción. Este es el camino que le queda al MacBook Air. Ni mañana ni en un año, pero el principio del fin del ordenador más delgado de la compañía ya ha empezado.

Hasta el momento la línea que separaba los MacBook Air de los MacBook era muy clara. Los delgados equipos de la marca se habían convertido en los compañeros inseparables de los que necesitan llevarse el equipo a todas partes y no requieren de demasiada potencia ni espacio de almacenamiento, además de tener que trabajar con ofimática. Esto es exactamente lo que se puede hacer con el iPad Pro, que además, suma las posibilidades y apps de iOS.

Los que requieren de más potencia sumado a un sistema de archivos y una metodología de trabajo más tradicional encontrarán la horma de su zapato en OS X y los MacBook, pero mientras el nuevo MacBook evolucionará hacia más versatilidad para el usuario de a a pié, el iPad Pro evolucionará hacia un iPad con potencia y capacidades similares a las de un MacBook, sumándole posibilidades táctiles que nunca ha tenido un Mac, y probablemente, abriendo otro nicho que hasta el momento nadie ha conquistado con éxito: el profesional.

Apple está redibujando los segmentos de usuarios, en su gama de productos se preparan cambios, y el primero en caer será el MacBook Air.

Comentarios

1 comentario
  • Francisco Morales Sarmiento

    iPad Pro = iOS.
    Macbook Air =OSX / Windows
    iPad Pro = retrica, instagram, angry birds.
    Macbook Air = Photoshop, Illustrator, Premiere, Logic, Lightroom, autocad.

    No hay punto de comparación. Ningún profesional cambiaría su macbook air por un iPad Pro, ni si quiera un diseñador gráfico.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *