18 julio 2013 Hardware, iOS

iphone case

Sean ciertos o no los rumores al respecto, parece que estamos siendo testigos de cada paso que se está dando en la producción del futuro iPhone 5S.

Y a juzgar por algunos de los más destacados, como una pantalla de mayor tamaño o la incorporación de un sensor biométrico, parece también que el próximo smartphone de Apple no va a limitarse a ser simplemente una actualización del modelo precedente, si no que podría tratarse de un salto adelante en toda regla.

Como último ejemplo, tenemos el sorprendente rumor que ha saltado a la blogosfera y que asegura que el iPhone 5S dejará atrás el aluminio, el plástico y el cristal para ofrecer una carcasa fabricada en LiquidMetal.

Básicamente, LiquidMetal es un material único que es dos y hasta tres veces más duro que los metales normales y cuya aleación avanzada le convierte en un metal amorfo que puede ser moldeado en diversas formas, por lo que sería capaz de adaptar cualquier forma que el fabricante pudiera decidir. Además de ser más duro y resistente a los golpes y arañazos, también es muy ligero, lo que lo convierte en el material ideal para dispositivos portátiles, como es el caso del iPhone.

Apple ya firmó hace un par de años un acuerdo con LiquidMetal Technologies, la empresa propietaria de esta aleación, por la que la compañía de la manzana adquiría los derechos para utilizar LiquidMetal aplicada a la electrónica de consumo, reservándose la compañía propietaria el resto de los posibles usos añadidos.

vertu-ascent

Es verdad que no sería la primera vez que se emplea el LiquidMetal en la fabricación de un teléfono móvil, ya que en 2004, la marca de lujo Vertu puso a la venta varios de sus modelos Ascent con partes hechas de esta aleación, haciendo hincapié en su dureza, resistencia a golpes y arañazos y la ligereza en el uso diario. Estaban tan contentos y seguros, que incluso hicieron pasar nada más y nada menos que un Porsche 991 sobre uno de estos terminales, para demostrar lo resistentes que eran.

Pero lo que el iPhone 5S busca no es ya ser pionero, si no normalizar el uso de este material en una cadena de producción de millones de unidades, nada que ver con la exclusividad de Vertu.

Si el iPhone 5S realmente incorpora una carcasa fabricada en este material, unido al citado sensor de huellas dactilares, la posible pantalla fabricada en cristal de zafiro y la mejora de la calidad de los componentes internos, se convertiría sin lugar a dudas en un terminal con un hardware muy por encima del resto de sus rivales. Si a eso añadimos un Sistema Operativo tan avanzado como será iOS 7 y al contrastado software disponible en la App Store, sin duda podríamos estar hablando no sólo del mejor iPhone jamás construido por Apple, si no del mejor smartphone del mercado.

Vía | BGR

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *