7 octubre 2014 Hardware

NoteiPhone6

Apple ha tardado mucho tiempo en ofrecer al usuario iPhones con pantallas de mayor tamaño, probablemente demasiado, y durante ese tiempo otros fabricantes como Samsung, han aprovechado ese hueco que había para ofrecer lo que una buena parte de los usuarios deseaba: smartphones con pantallas más grandes.

La prueba más evidente de que una buena parte de los usuarios querían una pantalla, no un poco más grande que la del iPhone 5s sino mucho más grande, es el tremendo éxito que parece estar teniendo el iPhone 6 Plus, superando incluso las expectativas de Apple.

Samsung fue la primera en crear una nueva categoría de smartphones denominada como Phablets, a mitad de camino entre un smartphone de pantalla bastante grande y una tablet de 7 pulgadas. Muchos se rieron e hicieron chistes de los primeros Galaxy Note (que si parece una tabla de planchar, que si sirve también de escudo…), pero es justo reconocer que Samsung fue valiente abriendo un nuevo mercado, que finalmente, incluso Apple ha tenido que atender también.

Mientras Apple seguía apostando por las 3.5 y 4 pulgadas Samsung era una buena alternativa para todos aquellos clientes insatisfechos, dispuestos a renunciar a iOS a cambio de una pantalla mayor, aunque el precio a pagar por ello fuese sufrir Android con TouchWiz.

Este año esta situación finalmente ha cambiado, Apple lanzó al mercado los nuevos iPhone 6 y iPhone 6 Plus, manteniendo también el 5s. De este modo, Apple ofrece tres modelos de iPhone con tres tamaños de pantalla distintos que atienden a las necesidades de todos sus usuarios. Si quieres un Phablet tienes el iPhone 6 Plus, pero si lo más importante para ti es la manejabilidad del iPhone con una mano el iPhone 5s sigue siendo una buena opción, y entre medio nos queda el iPhone 6.

Samsung sufre las consecuencias

Todo esto parece que está teniendo consecuencias en las cuentas de resultados de Samsung, ya que se espera que los ingresos de los coreanos en el tercer trimestre sean bastante decepcionantes. Según el Wall Street Journal, se espera que Samsung anuncie una reducción del beneficio operativo en este trimestre de hasta el 62 por ciento, manteniendo una tendencia iniciada ya hace varios trimestres pero que ahora se acentúa por el lanzamiento de los nuevos iPhones.

Mientras las división de dispositivos móviles de Samsung se tambalea, el negocio de los componentes se espera que crezca un 10 por ciento este próximo año, suponiendo más de un 40 por ciento de los beneficios operativos del 2015.

Samsung es precisamente uno de los proveedores más importantes de Apple, a pesar del distanciamiento existente entre ambas compañías en los últimos años.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 7 octubre 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *