1 octubre 2014 Industria, Opinión

Ive Vogue

Echar un vistazo al proceso de desarrollo de los productos de Apple siempre es algo muy interesante para todos los aficionados al mundo de la manzana que nos damos cita en este blog, y si se hace de la mano del máximo responsable de ese desarrollo, pues más todavía.

El diseñador jefe de Apple, Jony Ive, poco dado a conceder entrevistas, ha concedido una a la revista Vogue en la que repasa su evolución desde su pequeña empresa de diseño en Londres hasta convertirse en uno de los creadores más reconocidos y respetados en todo el mundo.

Además, Ive ha aprovechado para revelar algunos datos interesantes sobre algunos productos de la compañía, como que el Apple Watch no se creó de la noche a la mañana, si no que fue el fruto de tres duros años de trabajo, antes de ver la luz el pasado Septiembre.

Eso sí, para él, el momento que cambió realmente su vida fue cuando conoció a Steve Jobs y sintió que ambos simplemente conectaban. Así, sin más.

Y como sucedía con el desaparecido CEO de Apple, a veces se siente como si estuviera un poco apartado del resto de la gente. Su manera de interpretar el mundo es a veces bastante personal y, por su idiosincrasia, muchas veces se suele sentir solo, como si estuviera condenado al ostracismo.

Desde aquel primer encuentro, Ive se ha encargado de diseñar varios de los productos más icónicos de Apple, como el iMac, el iPhone, el MacBook Pro y su más reciente creación: el Apple Watch.

De este último, comenta que espera que esos tres años de trabajo hayan merecido la pena y habla de la evolución de los enormes primeros relojes del mundo a los actuales relojes de muñeca, del que el de Apple bien podía ser su máxima expresión de evolución.

Una evolución basada en la simplicidad del concepto y la prioridad de integrarse con el usuario de la manera más personal posible.

Concepto que el propio smartwatch parece haber estado a punto de erradicar, pero que espera que esa tendencia se revierta con el nuevo modelo.

Una entrevista interesante que nos acerca un poco más a la peculiar filosofía de vida de uno de los integrantes de Apple que se puede decir que es casi tan icónico como muchos de los productos que ha diseñado para la compañía de la manzana.

Vía | Vogue

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *