14 febrero 2014 Industria

Jordan Price es un joven diseñador que decidió abandonar su puesto de trabajo en Apple. Como es de imaginar ya te estarás preguntando qué pensamientos deberían estar rodando por la cabeza de una persona como para renunciar a una compañía como es la de la manzana mordida… Este chico ha publicado una carta a modo de artículo en su blog dando a conocer su caso.

Nada más leer el título de la carta me quedé un tanto confuso. A veces imagino Apple como una especie de objetivo inalcanzable, ese sueño de trabajar allí que muchos persiguen, y que los pocos que lo consiguen pueden decir que han dado un paso agigantado en sus trayectorias profesionales.

Algo parecido pensaba Jordan Price, un diseñador que tras pasar por algunas otras empresas, Apple se fijó en él y decidió contratarlo. Según nos cuenta, cuando recibió la noticia tanto él como su familia y amigos lo celebraron por todo lo alto. Sin embargo, él nunca imaginó que su jornada en Apple se convirtiera en algo tan difícil de llevar.

Sometido a presiones, chistes del jefe de equipo (también llamado “productor” a este tipo de jefes en Apple), broncas y una buena cantidad de reuniones que a su parecer restaban productividad a su trabajo, el diseñador comenzó a estar cada vez más harto de la situación que estaba viviendo, hasta llegar al punto de dejarle un papelito al jefe diciéndole que era “el peor jefe del mundo” mientras abandonaba su trabajo para nunca volver.

A veces nos olvidamos que las grandes empresas también son eso: empresas, y en definitiva empresas formadas por personas de todos los tipos. Ahora sin duda vendría muy bien decir eso de Apple somos todos. Si quieres leer la carta completa, pulsa en el siguiente enlace: carta original (en inglés).

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 14 febrero 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *