16 febrero 2016 Industria

Kate Winslet BAFTA

El punto fuerte de la película de Danny Boyle sobre la icónica figura de Steve Jobs es sin duda la calidad de su elenco artístico. Un casting más que acertado que le ha valido sendos Globos de Oro y otras tantas nominaciones a los Oscar, en esta ocasión para sus dos protagonistas, Michael Fassbender y Kate Winslet.

Y precisamente Winslet ha seguido engordando la lista de premios asociada a la película al hacerse con el premio a la Mejor Actriz Secundaria en la gala de los BAFTA que se celebró en Londres el pasado domingo 14 de Febrero, que no todo iba a ser San Valentín.

Los premios BAFTA, acrónimo de British Academy of Film and Television Arts (Academia Británica del Cine y las Artes Televisivas), premiaron el innegable talento de la actriz en el papel de Joanna Hoffman, auténtico sostén de la omnipresente figura de Jobs en la película y para alguien como yo, que ya he tenido la oportunidad de disfrutar de la misma, es un premio mas que merecido.

Merecimiento que debería extenderse el próximo 28 de este mes de Febrero en la Ceremonia de los Oscar, donde comparte, si exceptuamos a Rachel McAdams (Spotlight), candidatura precisamente con las mismas actrices con las que lo hacía en estos BAFTA: Alicia Vikander (The Danish Girl), Jennifer Jason Leigh (The Hateful Eight) y Rooney Mara (Carol).

Winslet ha aprovechado además para dedicar su premio a todas aquellas mujeres que han sufrido críticas por su físico, como a las que ella misma se enfrentó cuando solo era una chica que trataba de abrirse camino en la industria cinematográfica.

En un emotivo y reivindicativo discurso, la actriz explicó que cuando apenas era una adolescente de 14 años, una de sus profesoras de Arte Dramático le dijo que le podría ir bien si se contentaba con interpretar siempre el papel de la chica gorda. Por eso quiso dejar bien claro a cualquier chica que se encuentre en su misma situación que si sus profesores, sus amigos o incluso sus propios padres tratan de menospreciarlas, no les presten atención y, al igual que hizo ella, sigan adelante y superen sus miedos y sus inseguridades.

¡Dí que sí, Kate, bravo!

Vía | The Guardian

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *