9 febrero 2017 Hardware

Dock

Ya se ha hablado bastante sobre la posibilidad de que el próximo iPhone incluya carga inalámbrica como una de sus principales novedades. Sin embargo, hasta ahora se especulaba con la posibilidad de que esta característica estuviese limitada a ese nuevo modelo tope de gama con pantalla OLED prácticamente sin marcos.

Un nuevo informe publicado por KGI asegura que los tres modelos del iPhone que Apple anunciará en septiembre de 2017 incluirán la carga inalámbrica.

En este mismo informe también se exponen algunos cambios que Apple deberá realizar en el iPhone para integrar la carga inalámbrica. Así, dado que esta tecnología incrementa la temperatura interior del dispositivo mientras está cargando, será necesario integrar una nueva capa de grafito para proteger la delicada lamina que se emplea para detectar distintos niveles de presión con 3D Touch. Este incremento en la temperatura se agravará además por el hecho de que la carcasa será de cristal en vez de aluminio como ocurre en el iPhone 7, dado que el cristal disipa peor el calor interior que el aluminio.

KGI asegura, no obstante, que los usuarios no llegarán a apreciar este incremento en la temperatura. El informe no aclara, sin embargo, si esta carga inalámbrica será inductiva como la que ya emplean numerosos smartphones Android desde hace años o basada en una nueva tecnología que permita la carga a distancia.

Personalmente no le veo ningún sentido a que Apple acabase incluyendo carga inductiva después de tantos años y cuando muchos fabricantes de smartphones Android incluso la han abandonado ya para apostar por la carga rápida con cable. La carga inalámbrica que todos conocemos hasta ahora tiene muy pocos beneficios y varios inconvenientes importantes cuando se emplea con smartphones, el mayor de ellos a mi modo de ver es el aumento de temperatura del dispositivo cuando carga que, en la mayoría de las casos, llega incluso a quemar. La carga además es menos eficiente y, por tanto, es necesario más tiempo para cargar la batería por completo.

Estos motivos son los que creo que han provocado que Apple hasta ahora no haya incluido carga inalámbrica cuando otros fabricantes de Android lo vienen haciendo desde hace 4 o 5 años ya. Que después de tanto tiempo ahora Apple apostase por la carga inalámbrica inductiva resulta un sinsentido. Caso distinto sería, por supuesto, si se emplease una nueva tecnología que aportase nuevas ventajas y redujese estos inconvenientes que hemos comentado. En fin, veremos qué ocurre.

Vía| Macrumors

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *