9 julio 2013 Industria, Opinión

noticia7750h

El concepto que tiene Apple a la hora de explicar las políticas de garantía aplicables a sus productos en la Unión Europea sigue dando que hablar y no precisamente cosechando elogios al respecto.

En esta ocasión, el suceso ha tenido lugar en España cuando, tras la denuncia de la organización FACUA-Consumidores en Acción, la Comunidad de Madrid ha decidido multar a Apple con 47.000 Euros por hacer creer a sus clientes que el periodo de garantía de sus productos es de sólo un año para venderles la ampliación de garantía AppleCare.

FACUA ya había denunciado a Apple en septiembre de 2011 ante las autoridades de consumo de varias comunidades autónomas, acusándola de incurrir en publicidad engañosa y de infringir el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, que recoge que “el vendedor responde de las faltas de conformidad que se manifiesten en un plazo de dos años desde la entrega”.

El motivo que había hecho decidirse a FACUA a presentar esta denuncia, había sido el envío masivo de correos electrónicos comerciales a varios clientes, anunciándoles que “la garantía de un año del dispositivo” estaba a punto de caducar e instándoles a contratar AppleCare Protection Plan.

“Protege tu iPhone 4 un año más con AppleCare Protection Plan. Estarás ampliando la cobertura del servicio técnico y reparaciones a dos años a partir de la fecha de compra de tu iPhone”.

Y es que, independientemente de que el AppleCare, en efecto, amplíe las condiciones de la garantía legal que cubre a los ciudadanos europeos, lo cierto es que la publicidad de este servicio puede resultar efectivamente confusa para los usuarios, haciéndoles creer que los productos de Apple únicamente ofrecen un año de garantía en lugar de dos.

A pesar de la reacción de la Comunidad de Madrid, en FACUA consideran ridícula cuantía de la multa impuesta por la Dirección General de Consumo de la Consejería de Economía y Hacienda, limitada a tan sólo 47.000 euros pese a la gravedad y el alcance de las irregularidades. Además, durante el procedimiento sancionador, que ya es firme, Consumo no informó a FACUA de las medidas que tenía previsto adoptar, de forma que impidió que pudiese presentar alegaciones sobre el importe de la sanción propuesta.

“Es como si se hubiese sancionado a una frutería en lugar de a una de las principales multinacionales de productos electrónicos”, lamenta el portavoz de FACUA, Rubén Sánchez. “En España, el fraude a los consumidores sale muy barato a las grandes empresas”.

Recordemos que Italia sancionó a Apple con dos multas que sumaban un importe final de 900.000 Euros por este tipo de irregularidades.

Más allá de la campaña publicitaria denunciada, es una práctica habitual que en establecimientos donde se comercializan productos Apple se indique a los consumidores que la marca sólo da un año de garantía para intentar que contraten el seguro adicional, advierte FACUA.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *