4 junio 2012 Hardware, iOS

La mayoría de los rumores y especulaciones que hemos ido conociendo sobre el próximo teléfono móvil de Apple, se referían siempre a su aspecto exterior: Una pantalla mayor, una carcasa de aluminio, un chasis más fino…, etc.

Algo bastante lógico, ya que sin datos fehacientes, lo que a la mayoría más nos suele apetece conocer (o fantasear) es con la pinta que tendrá el iPhone, que las cosas que haga, pues ya se irán viendo.

Ahora, agotadas ya casi todas las opciones sobre el aspecto, aunque apenas saquemos en claro nada, más allá de que seguramente tenga una pantalla de 4 pulgadas, empiezan a surgir suposiciones acerca del hardware que equipará y detalles en esa dirección.

Así, parece que el encargado de hacer latir su corazón será una variante del chip A5 que llevan los actuales iPhone y iPad, chip que no se bautizaría como A6 porque no sería estrictamente una mejora (al menos en potencia) del actual, si no más bien una evolución centrada en reducir el consumo de energía sin sacrificar el funcionamiento.

El futuro iPhone incorporaría una gráfica basada en la también conocida SGX543, denominado SGX543RC*, donde el asterisco al final del modelo correspondería a un número de trabajo interno y se omite para no facilitar la identificación de la fuente que lo ha filtrado y tendría 1GB de RAM, como el actual iPad.

En cuanto a su funcionamiento, utilizaría iOS 6 con una versión Darwin del Kernel 13.0.0 o superior, como dejó ver la beta más reciente de OS X Mountain Lion para desarrolladores, Sistema Operativo que se espera se lance en la inminente WWDC de este mes o, a más tardar, en Otoño.

Vía | 9to5 Mac

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *