25 mayo 2016 Hardware, Industria

Microsoft Lumia

No, no es que Windows Phone vaya a desaparecer, pero sí que los de Redmond se han dado cuenta de que su inversión en lo que fue Nokia no ha sido ni de lejos lo esperado y ha decidido abandonar su división de smartphones y, con él, el mercado de los teléfonos móviles de consumo.

Esta decisión deja fuera a cientos de empleados relacionados con esta división en la compañía, unos 1.850 en todo el mundo, de los cuales solo 1.350 estarán en Finlandia, según ha apuntado Terry Myerson, el responsable de Windows y Dispositivos de Microsoft.

Esta decisión supone la confirmación oficial de lo que era prácticamente un secreto a voces: el fracaso de la compra de Nokia bajo la dirección del antiguo CEO de la compañía, el controvertido Steve Ballmer, por unos 7.200 millones de dólares allá por 2014.

Una mala inversión si tenemos en cuenta que el se ha devaluado considerablemente y que tanto las pérdidas económicas como los numerosos despidos que se llevaron a cabo para tratar de reubicar lo mejor posible lo que era Nokia dentro del organigrama de Redmond, bautizado ya como Windows Phone.

Esos despidos todavía podían aumentar más, habida cuenta de que el plan es el de desprenderse de la mayoría de los 25.000 empleados que aún forman parte de la compañía, manteniendo en teoría solo una pequeña parte del departamento de Investigación y Desarrollo.

¿Y qué supone esto?

Pues para empezar, la desaparición de la gama Lumia, ya que Microsoft se centrará en el smartphone Surface, aunque fuentes internas ya han prometido la aparición en un futuro de nuevos y espectaculares dispositivos.

Eso sí, para el actual CEO de Microsoft, Satya Nadella, el objetivo es el de popularizar el Software y los servicios de la compañía a las plataformas iOS y Android.

Vía| The Verge

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *