5 agosto 2011 Opinión

Boquiabiertos quedamos todos cuando Apple dio a conocer el Magic Mouse. Su nuevo y totalmente rediseñado ratón conservaba la idea que tenemos de un ratón desde los comienzos del periférico pero añadía novedades que lo desmarcaban totalmente de lo que estábamos acostumbrados a ver.

El nuevo ratón de la compañía de la manzana no dejó indiferente a nadie desde su lanzamiento y desde el principio contó con defensores (la misma compañía al frente de este bando) y detractores. A su favor, la revolucionaria implementación de lo táctil que abría un mundo de nuevas posibilidades a Apple a la hora de desarrollar sus sistemas operativos y programas, en contra, la posible dificultad que ésto podría suponer y la forma del propio ratón, un poco incómoda.

Personalmente debo decir que al principio cuesta adaptarse mucho a la forma del ratón, que incluso llega a hacer un poco de daño, pero tras un tiempo éste problema se resuelve y se le empieza a sacar bastante partido gracias a los gestos que trae por defecto y a los que podemos añadir mediante aplicaciones de terceros.

Meses más tarde Apple sacó de golpe y porrazo el Magic Trackpad, una idea muy simple a la par que en mi opinión, genial. Apple cogía un trackpad multitouch para agrandarlo y convertirlo en un periférico de sobremesa. Ahora sí que sí explotaba la posibilidad de los gestos, encontrando un potencial increíble. En su contra, podemos decir que la precisión es mucho menor que con un ratón y puede que incluso termine cansando su uso intensivo a lo largo del día.

Ahora, con la llegada de Lion se antoja un problema el elegir cuál de las dos soluciones escoger. Dependerá mucho de la necesidad del usuario. Puede que para muchos la mejor solución sea el ratón, el problema que esto conlleva es que muchos de los gestos para activar nuevas características del sistema operativo de sobremesa de Apple como Mission Control o Launchpad son más difíciles de realizar. Con el Magic Trackpad esta tarea es una gozada por lo que a priori sería mejor solución.

De elegir la segunda opción, mucho más cómoda para el usuario normal, podríamos estar anunciando una lenta muerte del Magic Mouse, pero esto irá en función de las necesidades del mercado, porque como he dicho antes el grado de precisión de un ratón es difícil de alcanzar con un trackpad.

Y tú, ¿qué eliges? ¿piensas que el Magic Mouse morirá por la excesiva carga de gestos de la nueva versión de Mac OS X?

Comentarios

1 comentario
  • Eduardo Castillo

    yo creo que dificilmente desaparecera el magic mouse del mercado ya que como bien comentas es dependiendo de las necesidades del usuario, en mi caso, soy inmensamente feliz ton el magic mouse, ya que cuando necesito utilizar programas de presicion como flash, ilustrador y ese tipo de programas el magic mouse es el mejor aliado pasandole por encima al track pad de mi mac book pro… pero cuando a navegacion comoda en el sistema se trata el track pad es genial…

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 5 agosto 2011
  2. Sobre el Magic Mouse de Apple « gngalante 5 agosto 2011
  3. http://theclassical.org/articles/yakkin-about-baseball-lucas-duda-and-the-infinite-sadness 6 agosto 2015
  4. good 7 agosto 2015
  5. Coffee 11 agosto 2015
  6. socialdashboard.com/soapbox/how-to-choose-a-reputable-commercial-cleaners-in-auckland 15 agosto 2015
  7. Social news magazine 24 agosto 2015
  8. digital agency in thailand 25 agosto 2015
  9. https://sites.google.com/site/commercialcleaningauckland/ 29 agosto 2015
  10. blurred 31 agosto 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *