1 febrero 2011 Industria

liquidos.png

Hubo un época (no muy lejana) en la que mantenía un contacto diario con el servicio técnico de Apple y en más de una ocasión se debía a iPods que habían dejado de funcionar “misteriosamente” y que, una vez analizados, mostraban unos síntomas más que evidentes de haber sido afectados por líquidos en mayor o menor medida.

Cuando las señales externas no son evidentes, existen unos sensores internos en todos los dispositivos que se activan cuando el iPod se ha mojado y, aunque el usuario se apresure a secarlo, permanecen activados, mostrando que la causa del fallo ha sido una excesiva exposición a algún tipo de líquido.

Sin embargo, se viene rumoreando desde hace un tiempo que estos sensores quizás son demasiado sensibles y, en ocasiones, pueden mostrar señales de haber sido mojados, cuando no ha sido el caso. Atendiendo probablemente a estas situaciones, Apple ha modificado su política de garantía al respecto, de una manera discreta e “interna”, anunciando que el hecho de que sus indicadores de contacto con líquidos (LCI) no son suficientes señales y que si el cliente insiste en que no ha mojado el dispositivo y no aparecen señales evidentes de corrosión, dicho iPod puede entrar todavía en garantía.

Vía | TechCrunch

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. El iPad 2 no tiene sensores de contacto con líquidos 28 marzo 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *