5 noviembre 2015 Hardware

UpgradeChina

A la hora de comprar un iPhone nuevo, además de elegir el color, uno de los mayores quebraderos de cabeza es decidir la capacidad de almacenamiento del dispositivo. 16GB se quedan cortos para el 90 por ciento de los usuarios, pero 128 quizás sean demasiados. También está el caso de aquellos usuarios que solo quieren un iPhone y no tienen en cuenta la capacidad de almacenamiento; lo normal es que acaben con uno de 16GB y terminen lamentándolo a los pocos meses.

Elegir la capacidad de almacenamiento adecuada para nuestro iPhone es una decisión crítica, especialmente si tenemos en cuenta el elevado precio, por encima de los 100€ ya, que supone cada salto a un modelo superior.

Esta situación ha terminado dando lugar en China a la aparición de tiendas de reparación que ofrecen un cambio del chip de memoria por unos 100 dólares al cambio. Los usuarios chinos compran un iPhone 6 o 6 Plus de 16Gb y por los 100 dólares más que les constaría el modelo de 64GB en la Apple Store tiene un iPhone de 128GB.

Apple lógicamente no pone fácil hacer estas modificaciones en el iPhone, pero a pesar de ello, estos talleres chinos han sido capaces de realizar estas “actualizaciones”. Eso sí, por el momento solo es posible hacerlo en el iPhone 6 y 6 Plus, pero no os quepa duda de que en estos talleres chinos ya estarán trabajando para lograr hacer estas modificaciones en el iPhone 6s y 6s Plus.

Aunque lo cierto es que se trata de una actividad fraudulenta y arriesgada, ya que además acabará con la garantía del iPhone, la realidad es que no deja de ser una consecuencia bastante previsible de la política de precios de Apple en relación a los incrementos en la capacidad de memoria de las distintas versiones del iPhone. Ofrecer 16GB en el iPhone de entrada es un detalle bastante feo por parte de Apple, aunque sabemos que le está dando un excelente resultado económico. Tampoco parece lógico cobrar 110€ por cada salto en la capacidad de memoria.

Así las cosas, con esta complicada situación no era difícil imaginar que alguien acabase aprovechándose, especialmente en un mercado tan peculiar como el chino.

Vía| WSJ

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *