20 marzo 2015 OS X

MBAirWin7

No se si alguno por aquí cometeréis la osadía de instalar Windows en un Mac, pero si tenéis la intención de hacerlo e instalar Windows 7 con Boot Camp en vuestro nuevo MacBook Air o MacBook Pro de 13 pulgadas con pantalla Retina vais a tener un problema.

La información de soporte de Boot Camp refleja que los nuevos MacBook Air y MacBook Pro Retina de 13 pulgadas no cuentan con soporte para la instalación de Windows 7 y solo es posible la instalación de Windows 8 y versiones posteriores.

Esta no es la primera vez en la que ocurre algo parecido. Apple ya tomó esta misma decisión con el Mac Pro de 2013, que tampoco cuenta con soporte para la instalación de Windows 7. Este movimiento de Apple entonces ya hizo suponer que algo así podría ocurrir también con futuras de revisiones de otros modelos de Mac. Lo que finalmente se ha confirmado.

De este modo, los MacBook Air y MacBook Pro de 2014 van a ser los últimos portátiles de Apple donde va a ser posible instalar Windows 7 con Boot Camp. No obstante, seguirá siendo posible instalar Windows 7 mediante otras opciones de virtualización como VMware Fusion o el popular Parallels.

Aunque en condiciones normales esta falta de soporte a Windows 7 no debería ser un problema, ya que existe una versión de Windows posterior y más moderna, las reticencias de una buena parte de usuarios a instalar Windows 8 supone que Windows 7 siga siendo la opción preferida en muchas ocasiones a la hora de instalar el sistema operativo de Microsoft.

No obstante, la aparición de Windows 10, prevista para este próximo verano y que además será gratuito para todos los usuarios de Windows 7 y Windows 8, debería ser la solución definitiva para todos aquellos usuarios que compren uno de los nuevos Macbooks y quieran instalar con Boot Camp una versión de Windows que no sea Windows 8.

Vía| Apple Support

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *