15 mayo 2007 Hardware

Tenemos MacBooks renovados. Ya ha pasado otro martes.

imac

He de decir, que yo era bastante escéptico en el tema de la transición a Intel, de hecho publique el algún foro, un comentario sobre el tema, el cual era bastante pesimista, pero he de reconocer que la compañía de la manzana, me ha sorprendido otra vez.

La transición se ha conseguido hacer en tiempo record, y pese a pequeños problemillas, en general se ha realizado bastante bien.

Hemos pasado de emular a virtualizar o incluso a ejecutar nativamente otros sistemas operativas. Nuestros equipos han sido elegidos por otras compañias, para hacer las pruebas de sus sistemas operativos. Tenemos equipos mejores y como no, más bonitos.

No obstante, estoy pensando en que en definitiva, en todos los equipos, lo que ha habido es un “cambio de tripas”, pero el exterior sigue siendo el mismo.
Hace poco ha “caido en mis manos” un iBook Graphite. Viendolo y mirando los equipos que en aquellos años se estilaban, se ve la diferencia que apple nos queria inculcar con su “Think different”. Pero desde la segunda revisión de los iBooks, el nuevo MacBook, es un “más de lo mismo”. Pequeños ajustes de diseño, pequeños avances en los detalles, pero no tenemos una maquina “rebolucionaria” como lo fue el iBook Graphite y los primeros iBooks o los míticos primeros Power Books.
Con los Macbook Pro y los PowerBook pasa lo mismo. Vale que el PowerBook venia de hace muchos años, y con diversas revisiones mayores en diseño y prestaciones. Pero al llegar al Titanium, ya no se han producido “grandes revoluciones” en su diseño.

Otra cosa han sido los iMac. Si en un principio se sorprendio a la industria con los iMac G3“huevo”, después de volvio a dejar a la gente con la boca abierta con los iMac G4 “lamparita” y estos equipos todavía hoy siguen levantando pasiones. Peso se llego al sublime iMac G5 y desde entonces, parece que no saben por donde seguir. ¿Es posible mejorar dichos diseños?

No me he descuidado de los equipos de sobremesa. Desde la aplaudida aparicion de los PowerMac G3 “pitufo”, y la posterior generacion biprocesador G4 Graphite, la gran revolución llego con los PowerMac G5, aun teniendo en cuenta que tuvieron problemas de refrigeración y que nunca llegamos a los 3 MHz prometidos, pero en cuanto a rendimiento, ahora con los nuevos equipos MacPro, MacBook, MacBook Pro y los pequeños de la familia los MacMini, tenemos maquinas con un diseño desde hace tiempo no renovado, pero con un interior muy potente.

La pregunta es. Si tenemos las mismas maquinas y procesadores que puede llegar a ensamblar cualquier fabricante de PC’s, y lo unico que nos diferencia es el Sistema Operativo, ¿Cuándo vamos a diferenciarnos tambien en un diseño innovador y atrevido como en su dia fue el Macintosh, el iMac, el iBook…?

Queremos las mejores maquinas, como no. Queremos el mejor sistema operativo. Queremos los mejorer programas de consumo y profesionales, pero… también queremos los mejores diseños y a este paso, o los actualizan pronto, o nos vamos a quedar relegados.

San Jobs no lo quiera.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *